¿Cómo calcular los muros portantes de una vivienda?

Hablar de construcción es mucho más que bloques, cemento y arena, es saber hacer el proyecto residencial de manera que sea perdurable en el tiempo. A veces por desconocimiento y por el afán de cambiar su arquitectura o diseño interior, se comete el gran error de derrumbar un muro portante, la cadena de fuerza de una vivienda. Por Daniela Minorta

Para evitar derrumbar o tumbar un muro portante para agrandar la sala, añadir un cuarto o ampliar la cocina, debemos saber cuáles son esos muros que bajo ningún concepto pueden eliminarse de la construcción.

Los muros portantes o de base, como también se pueden llamar, son esos pilares fundamentales que sostienen una construcción; son el equilibrio en la distribución de la fuerza que esta soporta.

El ingeniero civil Eberto Ortega Sinning, experto en cálculos de la Universidad de Cartagena, explica que unas de las primeras acciones para aprender a calcular los muros portantes de una vivienda son:

  1. Hacer una evaluación de cargas.
  2. Analizar la estructura mediante un programa de software que ayuda a determinar cuáles podrían ser las cargas principales.

“La evaluación de cargas se hace a partir del título B de la NSR-10; luego que ya tenemos eso procedemos a desarrollar el análisis de la vivienda como tal, eso se hace a través de un software que puede ser SAP, Midas, entre otros”

Eberto Ortega.

El titulo B de la NSR-10 explica en su primer párrafo de alcance que “el diseño de los elementos que componen la estructura de la edificación debe hacerse para combinación de carga crítica”, cabe recordar que dichos muros deben ser sismo-resistentes.

El análisis es clave porque define si el muro portante podrá resistir las cargas a las cuales estará sometido durante su periodo de vida útil y también si puede derrumbarse o no.

Es importante tomar en cuenta otras variables que surgen en el análisis, “si el material es permisible a los esfuerzos de complexión, flexión, flexotracción, y para eso está el título C de la NSR-10” que establece unos parámetros para evaluar si el muro es capaz de soportar la estructura y las fuerzas vivas, muertas, de sismo y viento, explica Sinning.

Formas de cálculo

Es importante aclarar que no hay una única fórmula de calcular los muros portantes, existen varias, la clave está en el tipo de estructura y materiales a utilizar, y luego según la NSR-10 ubicar el título que corresponda a nuestra construcción (unifamiliar, edificio, etc).

A) Cálculo digital

“Las fórmulas son una serie de ecuaciones que tienen intrínseco los diferentes software que permiten evaluar la estabilidad de esa obra”, explica el ingeniero Ortega.

Hoy día, gracias a la tecnología es posible saber de una manera más rápida cuáles serán esos muros que no podemos tumbar bajo ningún motivo.

B) Cálculo manual

“A veces se hacen cálculos manuales, estos se emplean mediante una serie de fórmulas que se encuentran en el título C y E de la NSR-10 que dicta además unas normas”, indica Ortega.

Todo depende de la cantidad de viviendas, si son una o dos, deberá buscarse en el Título E de la NSR-10 las normas.

El análisis es clave porque define si el muro portante podrá resistir las cargas a las cuales estará sometida durante su periodo de vida útil y si puede derrumbarse o no.

Tome en cuenta que…

  • Los materiales a utilizar para la construcción también permiten definir la evaluación de las cargas, es decir, si se construirá con concreto o si se utilizará mampostería estructural. Cualquiera a usar es válido.
  • En el caso de la mampostería, se debe ir al título D de la NSR-10, en él se indica el propósito dirigido al comportamiento del material y su estructura en cuanto a su integridad bajo condiciones de carga vertical permanente o transitoria, fuerza de viento, entre otras características.
  • Para el concreto estructural, es necesario referirse al título E de la NSR10 que habla de viviendas de uno o dos pisos en cuanto a sus cargas; y el título C en donde se encuentran las generalidades del concreto estructural para su uso en la construcción.

En ambos casos se debe tener en cuenta las especificaciones del título A de la NSR-10 que refiere los términos generales para la construcción. En la actualidad, el tipo de muro más usado es a base de concreto por temas de mejores acabados, destacó el ingeniero Ortega.

¡A la Obra Maestras y Maestros!

Te puede interesar

Prepare las superficies antes de pintar: todo en 5 pasos

Una aplicación de pintura sin una previa preparación de superficie da como resultado un mal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *