fbpx

Impermeabilización en duchas

Por: Fabio Niño

Todos hemos estado allí: disfrutando de una ducha cálida cuando, de repente, notamos que el agua no fluye como debería. Y es que, a pesar de ser el centro de nuestro alivio matutino o vespertino, la ducha del baño puede ser un punto crítico si no se maneja adecuadamente.

Impermeabilización: más que una opción, una necesidad

La ducha, con su constante exposición al agua y, en ocasiones, con problemas de pendiente, grita a voces una solución a prueba de agua. Algunos puntos clave:

  • Prevención de filtraciones: ¡Nadie quiere un vecino enojado porque su techo gotea!
  • Combate al moho y malos olores: si notas un aroma ‘extraño’, no, no es tu nuevo jabón.
  • Mayor durabilidad: la impermeabilización es como el yoga para tu baño. Lo mantiene en forma por más tiempo.

Los mitos de la cerámica:

¡Ah, la cerámica! Con sus diseños y colores, podría parecer la solución perfecta. Pero, querido maestro, no te dejes engañar. Algunas verdades:

  • No es impermeable: como buenos colombianos, sabemos que un sombrero vueltiao no es suficiente para la lluvia. ¡Lo mismo pasa con la cerámica!
  • No es amiga de los cambios: las estructuras se expanden y contraen. Lamentablemente, la cerámica no es fan de este baile y puede quebrarse.
  • Las juntas traicioneras: sí, el agua, astuta como es, encontrará su camino a través de las juntas y ¡hola humedades!

Estar al día con las mejores prácticas no es solo una cuestión de moda. Es brindar confianza y durabilidad a cada proyecto. Y tú, querido lector, ¿ya estás listo para hacer de tu ducha un espacio seguro y estilizado? ¡Manos a la obra y a construir con sabiduría! 🚿🛠🎉.

Te puede interesar

Transforma una Vieja Puerta en una Elegante Mesa de Comedor

La tendencia del salvamento arquitectónico ha ganado mucha popularidad en los últimos años, y es …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido