Manejo y protección de fachadas en ladrillo visible en 4 pasos

Es muy común encontrar proyectos donde las fachadas en ladrillo a la vista son protagonistas. Este tipo de diseño requieren de determinada protección para evitar su rápido deterioro por factores externos. En esta oportunidad les compartiremos algunos pasos para cumplir con el propósito de proteger la fachada durante y después de culminado el trabajo. Por: Tatiana Bahamón Méndez

Realizar un adecuado almacenamiento

El ladrillo como en muchas ocasiones se los hemos expresado es importante darle un buen manejo y más en la etapa de almacenamiento que es donde puede estar expuesto mayormente a humedecimientos por capilaridad. En estos casos se aconseja ubicarlos sobre estibas y taparlas con plásticos u otros elementos que los puedan proteger del agua.

Si desean cambiarlos de lugar por x o y razón, las carretas planas son buenas opciones para transportarlos, pues evitará que se agrieten o se despiquen.

Aplicar un mortero de pega idóneo

En la mampostería hay algo que nunca se debe pasar por alto y es la importancia de utilizar una junta de pega de calidad, pues esta como ustedes ya lo saben, es la encargada de determinar su resistencia y su capacidad impermeable.

Un mortero de pega además de cumplir con su función de pegar unidades de mampostería, debe tener propiedades de consistencia y plasticidad.

Para saber que un mortero de pega es el adecuado en cuanto a mampostería se refiere, en la NTC 3329 se especifican las características que este debe tener.

Nota: Siempre en todo proceso que tenga que ver con construcción, es vital regirse a lo establecido en la norma.

En dado caso que ustedes requieran prologar la manejabilidad del mortero de pega, pueden hacer uso de aditivos que hay disponibles en el mercado.

Una vez aplicado sobre las unidades de ladrillo, deberán realizar una limpieza con ayuda de agua y cuando ya esté seco, podrán retirar residuos de cemento que hayan quedado sobre la superficie.

Los hidrófugos y los impermeabilizantes son grandes aliados cuando de cuidar la apariencia y el estado de las fachadas en ladrillo se refiere. Un buen cuidado y mantenimiento prolongan su vida útil.

Impermeabilizar

Como los ladrillos estarán a la intemperie, la impermeabilización es clave para asegurar la preservación de la fachada, evitando a toda costa el deterioro prematuro de esta a causa de la circulación constante de agua.

También otra opción es el uso de hidrófugos, pues evitan la aparición de humedad y filtraciones de agua que arremeten contra la superficie. En pocas palabras, los hidrófugos hacen que el agua circule sobre la superficie sin que se filtre. Para su aplicación los ladrillos deberán estar completamente secos y la dosificación la determinará la ficha técnica del producto a utilizar.

En cualquiera de los dos casos, la aplicación debe hacerse de manera homogénea.

Realizar mantenimiento

El mantenimiento de las fachadas en ladrillo visible deberán hacerlo dependiendo de los productos utilizados, pues sus especificaciones en cuanto a tiempo pueden variar; podrá requerirlo en un tiempo mayor o menor. En este punto cabe resaltar que deben tener siempre presente las indicaciones del fabricante y la descripción de la ficha técnica.

¡A La Obra Maestros!

Te puede interesar

Una solución efectiva para el tipo de humedad más común

La humedad por capilaridad es un proceso por el cual el agua y la humedad …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.