fbpx

Sin dejar goteras

Con el paso del agua no se juega. Por eso, al tratar las terrazas se deben seguir las 3 reglas de la impermeabilización: limpieza, imprimación y recubrimientos.

sin dejar goteras maestros 34

Cuando hablamos de impermeabilización de terrazas, nos referimos a los techos planos. Estos pueden ser los más difíciles de proteger porque están expuestos al agua todo el tiempo. Para hacer un buen trabajo se requiere técnica, sapiencia y eficacia. Sobre todo cuando no tienen el desnivel ideal para favorecer el drenaje.

¿Qué pasa si no hay un buen desnivel?

El agua se acumular en varios sectores formando charcos. Con el tiempo, el agua estancado en ellos provoca filtraciones milimétricas que más tarde se convertirán en gritas y goteras.

Paso 1: Limpieza

El techo debe estar limpio y seco. Para preparar la superficie asegúrese de realizar las siguientes recomendaciones:

  1. Quitar piedras, chapas sueltas, astillas o cualquier elemento que pueda haber llegado a la superficie.
  2. Raspar cualquier zona que haya recibido humedad previa y que pueda tener musgo o moho.
  3. Barrer toda la superficie.
  4. Limpiar con hidrolavadora.
  5. Dejar secar durante 1 o 2 días.

Paso 2: Seleccione el producto

Para realizar una impermeabilización correcta debe contar con un producto que se adhiera al tipo de superficie que está tratando. Leer la información del empaque le ayudará a resolver esas dudas. Para el caso de las terrazas transitables (es decir, por las que después va a caminar la gente), se aplican impermeabilizantes líquidos a base de asfalto, acrílico u otros materiales. También es posible aplicar las membranas textiles o en pasta.

Paso 3: Imprimación

La imprimación es el proceso de tratar la superficie con una película asfáltica o acrílica de consistencia líquida. Esto ayuda a cerrar los poros y grietas milimétricas para una mejor adherencia del producto.

Para realizar este proceso, mezcle el producto impermeabilizante con dos partes (66%) de agua, o las que indique el fabricante para este paso. También puede utilizar un producto sellante ya preparado. Luego, aplique una capa sobre la superficie con una brocha o rodillo hasta que tenga un aspecto uniforme. Deje secar al menos dos horas.

Paso 4: Aplicación del impermeabilizante

En este paso, se debe aplicar una primera capa del producto impermeabilizante sin diluir en agua. Lo ideal es hacerlo con el uso de un rodillo y en sentido cruzado a la mano de imprimación.

Paso 5: Instalación de malla

Para un mejor efecto impermeabilizante, se recomienda instalar una malla asfáltica o de poliéster de fabricación textil. Para instarla se debe aplicar una segunda capa del producto en orientación cruzada con respecto a la anterior y pegarla sobre la superficie evitando arrugas e imperfecciones. Cada tira de malla debe sobreponerse en 10 cm sobre la anterior para evitar filtraciones.

Paso 6: Tercera mano

Después de instalar la malla se debe aplicar otra mano de impermeabilizante, también en orientación cruzada con respecto a la anterior. Este paso se repite hasta que se forme una capa compacta y consistente en la superficie tratada.

Puntos clave

  • Después de la imprimación, recubra los bordes de desagües, canales y tubos que salen de la superficie con un trozo de malla de poliéster.
  • Pegue la malla con una capa de impermeabilizante y recúbrala con otra.
  • También puede hacer este proceso utilizando cemento plástico.
  • Además, aplique cemento plástico en los bordes de la terraza o en las junturas de la terraza con paredes laterales.

Lista de materiales

  1. Espátulas para tratar la superficie
  2. Escoba de exteriores
  3. Hidrolavadora
  4. Cemento plástico
  5. Sellante acrílico o asfáltico
  6. Brochas para las juntas, bordes y esquinas
  7. Rodillo para la superficie
  8. Malla de poliéster o membrana textil para terrazas
  9. Recipientes para mezclas.

 ¿Sabías que…?

Las mallas asfálticas requieren aplicación de calor para ser instaladas. En ese caso se puede utilizar una pistola de gas para quemar el tejido y permitir su adherencia a la superficie.

sabias que.. maestros 14

El impermeabilizante no dura para siempre

Los productos para la impermeabilización de superficies tiene vida útil. La mayoría de ellos garantiza una duración de 5 años, aunque algunos pueden llegar hasta los 15. Es importante aclararle esto al cliente para que al cabo de unos años no le sorprenda tener que revisar la superficie tratada.

Te puede interesar

¿Cómo mejorar la resistencia del concreto en tus construcciones?

Por Daniela Minorta  Entender la resistencia del concreto es clave en la construcción, ya que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido