Fotografía: Freepik

Equidad de género en la construcción, ¿cómo vamos?

Por: Tatiana Bahamón Méndez

El sector de la construcción se encuentra constantemente en evolución y es por ello que cada vez se hace más necesario hablar de un tema muy importante, la equidad de género. Durante los últimos años han sido muchos los avances que la sociedad colombiana ha tenido para garantizar los derechos de las mujeres, sin embargo, aún hay mucho camino por recorrer en el propósito de construir la equidad de género.

Este sector no es ajeno a dicho objetivo y por eso que este especial está dedicado para que hablemos sobre la importancia de lograr la equidad de género en el gremio. Para hacerlo posible, recurrimos a la Gran Feria de Capacitación en Construcción de Sodimac 2020, un evento que tradicionalmente hemos acompañado de forma presencial pero que en esta ocasión dadas las circunstancias lo hicimos de manera virtual. También contamos con la colaboración de la Cámara Colombiana de Construcción CAMACOL y de la Arquitecta Nohora Arbeláez, Lideresa Women in Concrete Alliance – Procemco.

¿Qué es equidad de género y en qué casos de la cotidianidad se puede evidenciar la inequidad en nuestro país?

La equidad es una herramienta muy importante para corregir situaciones de discriminación y desigualdades entre mujeres y hombres, en lo que concierne a la búsqueda de condiciones, oportunidades y tratos diferenciales que permitan avanzar hacia la justicia, la dignidad, y lograr una verdadera igualdad.

En palabras de Beatriz Quintero, Coordinadora Red Nacional de Mujeres, se piensa que la igualdad está en consonancia con los avances internacionales en cuanto a la garantía de los Derechos Humanos de las mujeres, sin embargo, cuando hablamos de igualdad no nos referimos al enunciado que dice la Constitución de que todas las personas son “iguales” porque estudian, cosa que no es real porque cuando se dice que una mujer y que cualquier persona puede ser congresista es así ante la ley, pero no ante la vida. Una mujer con hijos pequeños y con muchas responsabilidades, le impiden por ejemplo participar en sesiones en el congreso que se prolongan hasta altas horas de la noche; así es que lo que está dicho en la ley, no tiene correspondencia con la realidad.

“Para corregir situaciones como la anterior, se crean normas como la paridad que busca la equidad. Cuando exigimos la paridad estamos diciendo que nos comprometemos a cumplir la paridad para buscar la igualdad real entre mujeres y hombres” Añade la coordinadora de la Red.

Algunos de los ejemplos de esa inequidad de género según Beatriz Quintero son:

El Congreso de la República. Este está conformado solo por 20% de mujeres, pero resulta que en la población colombiana somos aproximadamente un 51%. Para que tengamos un congreso que sea equitativo tendríamos que tener 50% de mujeres y 50% de hombres.

Dicho lo anterior, recientemente La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, anunció un proyecto de ley que busca aumentar la presencia de mujeres en las juntas directivas, se trata de la paridad de género. Con esto se espera que el 50% de los cargos de poder del Estado estén ocupados por mujeres.

Otro caso: los ingresos de las mujeres. Las mujeres en general en el mundo tienen entre 20 y 25% menores ingresos que los hombre; la violencia contra las mujeres es en el único punto donde ganamos, el 90% de las violencias son ejercidas contra las mujeres y solamente 10 u 11% son ejercidas contra los hombres, estas son situaciones de inequidad y desigualdad en la sociedad.

¿Cómo estamos en Colombia ?

1. El diálogo está abierto. Desde la Consejería para la Equidad de la Mujer se ha fortalecido una red a través de las 32 secretarías departamentales en todo el país al tener un diálogo permanente con ellas y esto les ha permitido tener una retroalimentación de primera mano.

2. El avance de Colombia ha sido reconocido a nivel internacional. Según la información transmitida por la consejera para la equidad de la mujer Gheidy Gallo, la OCDE en junio de este año sacó el “Reporte Regional Índice de Instituciones Sociales y Género (SIGI) en el cual evalúa a más de 180 países donde Colombia se consolida como el país líder en equidad de género en América Latina.

También el Foro Económico Mundial reconoció la labor que se denomina “las brechas de equidad de género”, en donde se evalúa un poco más de 150 países y en el 2019 Colombia avanzó de la posición 40 a la posición 22 por las diferentes políticas que se han venido implementando.

Según algunos estudios conocidos por Women in Concrete Alliance, una iniciativa de la Cámara del Cemento y Concreto de Colombia – Procemco (antes Asocreto) liderada por la Arquitecta Nohora Arbeláez, en Colombia el porcentaje de mujeres en la construcción es del 5,9%, en México el 10%, en Canadá el 12%, en EEUU el 15% y en Reino Unido el 1,9%.¹ En este orden de ideas la participación de mujeres

en nuestro país es aún muy baja, pero con respecto a Europa tenemos ventajas y hablamos ampliamente del tema. También se visualiza que con el tiempo habrá un incremento de participación como ha sucedido en la última década. Es sabido que la gran mayoría de las mujeres en construcción ocupan oficios y labores en temas comerciales, administrativos y similares, y un mínimo porcentaje realmente trabajan en obras, cargos u oficios que son denominados “solo para hombres” como son directoras o residentes de obras, maestras, conductoras de torre grúa o mixer, etc. Es importante resaltar que en los Estados Unidos la remuneración a las mujeres que trabajan en construcción es valorada al mismo nivel del trabajo de los hombres y por ello la brecha salarial es solo del 0,9 % mientras que en Colombia es del 53% según cifras expuestas por Hays, una importante consultora de talento humano.

en nuestro país es aún muy baja, pero con respecto a Europa tenemos ventajas y hablamos ampliamente del tema. También se visualiza que con el tiempo habrá un incremento de participación como ha sucedido en la última década. Es sabido que la gran mayoría de las mujeres en construcción ocupan oficios y labores en temas comerciales, administrativos y similares, y un mínimo porcentaje realmente trabajan en obras, cargos u oficios que son denominados “solo para hombres” como son directoras o residentes de obras, maestras, conductoras de torre grúa o mixer, etc. Es importante resaltar que en los Estados Unidos la remuneración a las mujeres que trabajan en construcción es valorada al mismo nivel del trabajo de los hombres y por ello la brecha salarial es solo del 0,9 % mientras que en Colombia es del 53% según cifras expuestas por Hays, una importante consultora de talento humano.²

3. Empleo en tiempos de covid-19. Según el Boletín técnico GEIH 2019 del DANE, la tasa de desempleo por nivel educativo logrado y sexo, la tasa de desempleo de las mujeres que completaron la educación media fue de 16,3% mientras que en los hombres es del 10,2%. La tasa de desempleo de las mujeres que completaron la educación universitaria fue del 12,4% y la de los hombres corresponde al 9,4%. Estas cifras nos demuestran que persiste un mayor desempleo en las mujeres, por esta razón la empleabilidad toma relevancia en la ejecución de acciones y estímulos que lleven a las empresas y al sector adoptar medidas que superen estas cifras. (Ver gráfica 1).

Gráfica No 1. Tasa de desempleo según nivel educativo logrado y sexo Total nacional 2019

Gráfica realizada por: El Editor.

Fuente: DANE, GEIH. Nota: Niveles educativos logrados según la Clasicación Internacional Normalizada de la Educación Adaptada para Colombia (CINE-2011 A.C.).

En conversación con Camacol, conocimos que, de acuerdo con la población ocupada por ramas de actividad, la participación de las mujeres corresponde a un 7% de los ocupados a nivel nacional en la actividad de construcción. Para el caso de actividades inmobiliarias, se encuentra un mejor porcentaje de participación de mujeres, que corresponde al 28%. (Ver tabla 1).

Tabla No. 1 Composición de ocupaciones según género y edad en sector de la construcción.

Fuente: CAMACOL 2019. Información recuperada de Bolsas de empleo: CompuTrabajo, El empleo, LinkedIn, Agencia Pública de Empleo SENA, Observatorio Laboral del SENA

¿Qué se está haciendo en Colombia?

Gheidy Gallo, Consejera para la Equidad de la Mujer de la Presidencia de la República, dio a conocer que el presidente de la república ha lanzado el programa Compromiso por Colombia cuya bandera central es la generación de empleo. El sector constructor es protagónico porque va a ser uno de los grandes sectores jalonadores de empleo en el país. Dicha estrategia está enmarcada dentro de la campaña Generación de Empleo y Emprendimiento para las Mujeres GEMA.

Por otra parte, está Women in Concrete Alliance una de las iniciativas desarrolladas por y para el sector constructor, liderada por la Cámara del Cemento y Concreto de Colombia – Procemco (antes Asocreto), con el apoyo de la Federación Iberoamericana de Hormigón Premezclado – FIHP, entidad que reúne a las asociaciones del concreto de 23 países de la región. Women in Concrete fue creada en los Estados Unidos en el año 2005 y desde hace 8 años llegó a Colombia para trabajar por el empoderamiento de las mujeres en el sector de la construcción y desarrollar programas de equidad de género en las organizaciones de la industria.

Desde dicha iniciativa se ha venido trabajando en un Semillero de Maestras de Obra junto con una importante constructora del país. También han desarrollado acompañamiento para la implementación de programas de género y diversidad en importantes cementeras, empresas de productos especializados de impermeabilizantes, proyectos de infraestructuras del país y facultades de ingeniería de universidades del país. Todas estas acciones están enfocadas a disminuir las brechas en un sector predominantemente masculinizado.

Para más información puede consultar en www.procem.co/womeninconcrete

En paralelo, varias fundaciones, ONG’s, compañías comercializadoras y fabricantes de materiales para la construcción, han desarrollado programas no solamente para capacitar y formalizar a las trabajadoras del sector, sino también a esposas, hijas y familiares de los maestros de obra, en disciplinas o habilidades que pueden traerle un segundo ingreso al hogar como: costura, artesanías, decoración de interiores, entre otras.

De igual manera, desde nuestra labor periodística creamos el sello Mujeres Maestras con el fin de visibilizar las historias de las mujeres que son ejemplo en este sector y de esta manera motivar a más mujeres y también a los hombres a que sean parte del cambio y así generar equidad en el sector.

¿Cómo acelerar la equidad de género?

Son múltiples los aspectos que retrasan el proceso de equidad de género, entre ellos, se encuentran ciertas barreras en las que se deben seguir trabajando o empezar a trabajar.

Pisos pegajosos

Uno de los factores a trabajar son los famosos pisos pegajosos, lo cuales hacen referencia a las situaciones laborales que dificultan el crecimiento y realización tanto profesional como personal y les sucede especialmente a muchas mujeres que trabajan en este sector y quedan “adheridas” a circunstancias que las bloquean en diversas oportunidades, referidas en general a los temas de embarazos o de familia.

Techo de cristal

El techo de cristal hace referencia a todas aquellas barreras invisibles que se crean por factores sociales y que la mujer las ha aceptado como obstáculos en su vida, lo cual afecta la forma en que se percibe a sí misma. Para erradicarlas es necesario que la sociedad en general tenga empatía y que las mujeres asuman una posición de líder rompiendo el techo de cristal.

Uniendo esfuerzos

Acelerar la equidad de género es posible a través del desarrollo de programas y capacitaciones en organizaciones del sector de la construcción enfocados tanto a mujeres como a hombres sobre la importancia de trabajar por la equidad y diversidad de género. Adicionalmente, mostrar ejemplos y acciones concretas en organizaciones que ya han avanzado en el tema y que puedan compartir experiencias y oportunidades de mujeres líderes como la ingeniera que dirigió la construcción del edificio más alto de Colombia, también es importante promover la participación de mujeres encargos directivos y abrir oportunidades por sus capacidades revisando temas de balance vida laboral y vida privada, paternidades responsables, selección incluyente y techos de cristal, entre otros.

¡La equidad de género nos compete a todos, A La Obra Maestros y Maestras!

Te puede interesar

“Nuestro compromiso es seguir generando empleo y reactivar la economía”: Camacol

El sector de la construcción en Colombia y su cadena de valor, (que han sido …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *