Hernando Sánchez, del diseño gráfico a la construcción

En el sector construcción se encuentran historias de quienes a través de sus vivencias y experiencias ejerciendo su labor, dejan huella y son motivo de inspiración.

Una de esas historias es la del señor Hernando, un rolo de pura cepa a quien la vida premió con unos ejemplares padres. Su vida no hubiese sido la misma sin ellos, pues asegura que fueron su apoyo y motivación en todo momento. De su familia heredó además de la perseverancia, el gusto por el diseño. Gracias a que sus padres tenían una empresa de publicidad, Hernando desde pequeño fue desarrollando la capacidad de generar ideas y conceptos, motivos por los cuales al terminar el colegio tomó la decisión de estudiar diseño gráfico en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Fotografías: Cortesía Hernando Sánchez

Aunque terminó su carrera satisfactoriamente, no todo fue como esperaba; al enfrentarse con el mundo laboral fue descubriendo que no era de su agrado permanecer en una oficina gran parte de su tiempo y fue justamente en medio de esa circunstancia donde recibió una señal divina. En la administración local de ese entonces se restringió la publicidad exterior, campo de acción de la empresa de su familia y en vista de esa situación, empezó a buscar otra fuente de ingresos.

“Un amigo un día me dijo que le ayudara a armar una cocina integral que había adquirido y allí mismo le pinte el apartamento para complementar y resaltar la cocina. Finalizado el trabajo, varios habitantes del edificio me empezaron a contactar para que les ayudara a pintar y arreglar el apartamento de ellos” así relata el señor Hernando ese momento inesperado en el que a sus 25 años empezó a abrirse camino en la construcción.

Gracias a la gran acogida que obtuvo por parte de sus clientes, empezó a capacitarse con empresas del sector dedicadas a la producción de insumos para la construcción, también realizó cursos con el SENA y se incorporó a los grupos de fidelización de Corona y Pintuco para adquirir mayores conocimientos y realizar bien los acabados en obra blanca, labor que tanta ilusión le daba.

Desde el día 1 he procurado capacitarme de acuerdo con las necesidades de trabajo que tenga, eso es lo que me ha ayudado a crecer personal y profesionalmente y a hacer las cosas cada vez mejor.

El camino se hace al andar

Además de los trabajos de obra blanca que ha llevado a cabo, también ha ejecutado y dirigido proyectos de gran complejidad. Algunos de ellos son: la construcción de una piscina en Carmen de Apicalá, la estructura del hospital del tunal y de un parqueadero que involucraba bases, cimientos, riostras, muros de contención y placas postensadas, etc.

“Cada proyecto que he realizado me hace sentir muy orgulloso, pues el manejo de obra Civil y manejo de personal es muy agradable cuando lo hacemos con conocimiento y profesionalismo”.

Papá 10 de 10

Hablar de Hernando es reconocer también su gran rol como padre. Cristian Uriel Sánchez quien actualmente tiene 15 años, es el mejor amigo y complemento de este maestro. Cristian le ayuda a proveer de material las obras, le colabora con la nómina de los empleados de su empresa Reparamos SA y hasta lo acompaña a sus capacitaciones.

Mi hijo me hace sentir orgulloso de ser padre, es mi mayor compañía. Muchos de mis colegas al igual que clientes y proveedores nos conocen, pues somos inseparables.

Para este maestro algo que le resulta mágico e incomparable de su labor es ver en primera instancia los sacrificios que hacen sus clientes para tener un sitio agradable y cómodo para vivir y al final del proceso poder observar la cara de satisfacción y alegría de ellos al contemplar sus sueños hechos una realidad. “Eso hace el aprender a conocer a las personas y tener como complemento mi experiencia y conocimientos, esas caras de alegría son la mejor satisfacción, es un tesoro” asegura.

Con 58 años han sido muchos los aprendizajes que ha obtenido y entre los que ha le ha dejado la construcción está el ´nunca es tarde para estudiar y capacitarse´, es por eso que su aspiración para el semestre que viene es empezar a estudiar Ingeniería Civil, y su hijo Arquitectura una vez finalice su bachillerato.

“Mi hijo ya sabe mucho de construcción porque siempre vamos juntos a las ferias y capacitaciones, por eso también quiere estudiar una carrera afín. Nosotros queremos hacer crecer nuestra empresa REPARAMOS SA, él al mando del área administrativa y yo de la operativa, somos un gran complemento” comenta.

Un buen compañero de vida y una persona apasionada y comprometida con su trabajo es como se define el señor Hernando, y así espera ser reconocido hasta el final de sus días.

Nunca es tarde para estudiar y capacitarse.

Te puede interesar

Recomendaciones útiles para destapar tuberías de manera segura y efectiva

Para evitar el taponamiento, lo aconsejable es no quitar las rejillas ni los tapones de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *