Inicio / El recomendado / Ramiro Cruz Ortega, un maestro lleno de constancia y disciplina

Ramiro Cruz Ortega, un maestro lleno de constancia y disciplina

Sabemos que detrás de un Maestro y Especialista del sector de la construcción, hay una gran historia que merece ser contada, esta es una de ellas.

Por: Tatiana Bahamón Mendez
Fotografías: Miguel Ángel Rico Riaño y cortesías Ramiro Cruz

Ramiro Cruz Ortega es un tulueño, hijo de Rene Ortega de Cruz quien en su época de juventud fue la primera reina de belleza del Club Campestre de Tuluá y de Ramiro Cruz Caicedo quien en vida fue comerciante en aquel Municipio ubicado en la zona centro del Departamento del Valle, donde la gente goza del clima tropical que este posee y de la sonoridad peculiar que ambienta sus calles.

Ramiro contó con la fortuna de haber crecido al lado de sus 3 hermanos, su hermana y sus padres. Él comenta que su infancia es y será su época añorada y que, aunque todos tomaron rumbos diferentes y algunos ya no están en este mundo terrenal, siempre los recuerda como lo más preciado.

Disciplina y constancia

Tuluá es la tierra que vio crecer a Ramiro, pues, fue ahí donde nació e inició sus estudios, en el Colegio Salesiano San Juan Bosco desde Kinder hasta sexto de bachillerato. Con el pasar del tiempo, Ramiro viajó hacía la ciudad de Cali en busca de nuevas oportunidades y fue en aquél entonces donde estudió cinco semestres en Tecnología Industrial en el Centro Colombiano de Estudios Profesionales (CECEP) y que, gracias a un primo, tiempo después empezó a trabajar como ayudante en un taller en el cual obtuvo conocimientos en lámina y pintura.

El desempeño profesional de Ramiro ha sido amplio, pues, ha laborado como supervisor, operario, jefe de producción, entre otros, que sin importar que distintos sean, asegura que gracias a ellos ha adquirido los conocimientos que hoy en día posee, y es que no hay duda alguna en que Ramiro sea un buen trabajador, pues en EMSIRVA Empresa del Servicio Público de Aseo de Cali, en el año 1993 obtuvo dos premios, uno como el mejor empleado público de ese año, y el otro premio fue concedido gracias a su creatividad plasmada en la revista de la empresa.

“Cada día hay que buscar la manera de hacer las cosas mejor de lo que se sabe hacer” Asiente Ramiro.

Como dicen por ahí, ‘El secreto del éxito es persistencia por la meta’ y he aquí la historia de Ramiro es un ejemplo de constancia, poco a poco ha construido sus conocimientos, algunos de forma empírica y otros, gracias a la práctica. Ramiro llegó a trabajar en fábricas de muebles en Palmira Valle, donde tuvo varios cargos hasta llegar al puesto de jefe de producción donde adquirió conocimientos en planos de muebles, costos de materiales, además de conocer todo lo relacionado con la pintura y la ebanistería.

Estar preparado es el secreto del éxito

Aunque de manera empírica empezó a realizar reparaciones eléctricas, de plomería y trabajos relacionados con la pintura, pensó en capacitarse y fue ahí donde poco a poco fue vinculándose al ‘Circulo de Especialistas’ con Homecenter y las invitaciones a capacitarse fueron llegando. En el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) divisó la oportunidad de capacitarse para ampliar su horizonte en temas técnicos y para ser cada día mejor en su trabajo y así fue, se capacitó en:

  • Mampostería.
  • Enchape cerámico.
  • Drywall.
  • Impermeabilización en techos y cubiertas.
  • Pintura.
  • Instalaciones eléctricas domiciliarias.
  • Estructuras en concreto.
  • Ebanistería.

“Gracias a la capacitación he mejorado mi técnica y me he reinventado” Comenta Ramiro.

Hace ya dos años y medio que Ramiro tomó rumbo hacía la ciudad de Medellín, ciudad que le abrió puertas en tan solo una semana, trabajó en el Liceo Salazar y Herrera como ayudante en donde comenta haber demostrado sus habilidades y conocimientos, de tal manera que se dio a conocer por personas que más adelante se convirtieron en sus clientes.

Entre tantas cosas que le ha brindado ‘la ciudad de la eterna primavera’, Ramiro se vinculó a Fanáticos Pintuco en donde asegura recibir grandes beneficios, además de estar en constante capacitación.

Además, también cuenta que conoció a Mis Aliados y en mes y medio de estar vinculado, ya posee gratificantes calificaciones y comentarios de los clientes.

“Uno debe procurar en su labor pensar en el cliente y para el cliente” aconseja Ramiro.

Sáquele provecho a WhatsApp

La tecnología está en constante avance y si usted no le ha puesto atención, debería hacerlo, pues un buen manejo puede llevar a convertirla en una herramienta aliada en su trabajo. Ramiro es uno de los que se suman a utilizar la tecnología como una estrategia laboral, es por ello que nos compartió algunos instructivos para que usted pueda desde una aplicación de mensajería como lo es WhatsApp, darle más movimiento a su trabajo.

  1. Contactar al cliente.
  2. Identificarse con él cliente: Nombre y especialidad.
  3. Preguntar por el servicio requerido.
  4. Agendar una cita previa para visitar el lugar.
  5. Realizarle la cotización al cliente.
  6. Preguntar por la fecha y la hora en la que requiere el servicio.
  7. Al terminar el servicio, preguntar por el nivel de satisfacción de labor prestada.

Si usted sigue estos pasos con disciplina y constancia, de seguro su clientela incrementará.

El gran valor familiar

En el año 1983 Ramiro se encontraba trabajando en una entidad del Estado cuando conoció a Gloria Milena Velasco, quien fue su compañera sentimental y con la cual tuvo a Diego Fernando Cruz Velazco un 6 de diciembre de 1984, entre risas recuerda ese día, pues comenta que fueron ‘maromas’ las que le tocó hacer para poder ingresar a ver a su hijo recién nacido, quien hoy en día es profesional en Administración de Empresas y está casado con Josmary Solís romero. “Mi orgullo es Diego Fernando Cruz Velazco, mi hijo” asegura Ramiro.

Actualmente, Ramiro vive con su hermano Renato quien siempre le ha brindado su apoyo incondicional; Richard, Mía y Sasha, son las mascotas del hogar que siempre los acompañan. Para Ramiro la familia siempre ha sido su motor, su razón de ser, tanto así que sus expresiones lo delatan. Hoy en día tal como Ramiro lo comenta, se siente muy contento y orgulloso, pues cada día ha sido para él una oportunidad de aprender y seguir compartiendo con los suyos.

Ramiro aconseja

“Compañeros, cuando coticen una mano de obra, tengan en cuenta hacerla con un precio justo, ni por debajo ni por encima del valor necesario; además, procuren siempre hacer cada día mejores trabajos, capacítense tecnológicamente y sean grandes seres humanos, pues eso los llevará al éxito” palabras dichas por Ramiro.

Esto opinan los clientes de Ramiro en Mis Aliados

Te puede interesar

Danilo Bedoya, un mampostero antioqueño en eliminatorias para Rusia 2019

Este joven estudiante de Tecnología en Construcción de Edificaciones del Sena en Medellín, aspira representar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *