Inicio / Emprendedores / Claves para cotizar trabajos en construcción liviana

Claves para cotizar trabajos en construcción liviana

Por: Sebastian Aguirre 
Fotografías: Freepik.com 

Mientras más específica sea la propuesta, más claro será el trato que usted realice con su cliente. Tenga cuidado al calcular el valor según las medidas y el espesor del material, la perfilería y las placas.

Al cotizar la realización de un muro de Drywall, lo más recomendable es que en el documento queden reseñados todos los requerimientos que el cliente considera tener en cuenta de una manera clara y detallada, pues esto evitará que durante y al final del trabajo surjan sorpresas que generen insatisfacciones tanto para el cliente como para el contratista.

Esta es la principal recomendación que hace el técnico en sistemas livianos de construcción, Santiago Jiménez, quien con su experiencia de más de diez años en este negocio comenta que confiar en la buena fe de algunas personas es uno de los peores consejos que se pueden dar en el mercado, pues hace perder tiempo y dinero que nadie reconocerá luego.

Claves para una correcta cotización

Hay formalismos que se deben cumplir en la presentación de una propuesta de trabajo, que no hay que obviar. Comenzando, dice Santiago, con un saludo cordial, que no sobra para entablar una relación amable con el interesado y una referencia clara que indique el propósito de la comunicación.

Esa referencia debe precisar con exactitud el objetivo del trabajo, si es un cielo raso o un muro, y en la descripción hay que señalar el alcance de la obra: si hay que hacer montaje y desmontaje, instalación de luces, de sistemas eléctricos, lámparas, entre otros aspectos que sin duda variarán el costo.

“El cliente le debe indicar al contratista con muchos detalles qué es lo que quiere hacer, incluyendo las medidas, el diseño, los materiales, la fecha de inicio, el tiempo de entrega. En todo esto hay que dejar claro cuáles serían los adicionales que podrían surgir durante la labor, pues si esto no se hace, el cliente tendría la oportunidad de decir que como eso no está explicado en la cotización, no pagará lo que surja de imprevisto”, aconseja Santiago.

Fórmulas para calcular el valor del trabajo

Santiago aconseja a los maestros de obra que cuando vayan a calcular el costo de la cotización que presentarán, le asignen un 40% del valor final a la mano de obra y el restante 60% a los materiales.

También se deben incluir detalles como el desplazamiento, incluso si se requiere hospedaje, aunque eso se debe añadir al valor de la mano de obra.

Aclarar los materiales

Una inquietud muy frecuente en los trabajos con Drywall, explica Jiménez, es que el público suele pensar que el Drywall es el único material que se utiliza cuando se hace un muro o un techo con este elemento.

“Usted puede hacer un cielo raso en láminas de yeso, de PVC o fibrocemento. También hay que determinar si la perfilería se escogerá por calibre o por medida, igual con las placas, ya que estas no tienen los mismos espesores -que van de 4 a 20 milímetros – ” comenta el especialista.

Entregar sin el acabado

En la cotización, sin falta, el contratista debe señalar que su trabajo será entregado sin el acabado completo, sino máximo con una o dos manos de pintura y no esperar a que una vez culmine su trabajo lleguen el vidriero, el eléctrico, el carpintero, pues, el tiempo de entrega de su labor se extenderá lo suficiente para perder dinero.

Según los “huecos” depende el costo final

Otra clave que comparte Santiago es que el valor de su trabajo dependerá de la cantidad de huecos que se deban dejar en el muro o el techo y dejarlo explícito en la cotización. Él dice que, personalmente, no incrementa el costo si son menos de una docena de huecos, pero de ahí para arriba sí le sube de acuerdo al tiempo de más que el trabajo le tome.

Además, usted debe aclararle al cliente que no se encargará de la parte eléctrica, pero que es una adición por la cual le puede cobrar un extra.

Sin anticipo, no hay obra

El técnico advierte a los maestros que no cierren negocios antes de que el cliente les anticipe una parte del valor acordado. Pueden correr el riesgo de que incluso minutos antes de comenzar la obra este se quite y el contratista se quede con el material comprado y los trabajadores contratados.

En caso de que el cliente sea conocido y el maestro confíe en él, es conveniente de todos modos que si no hay anticipo, sí exista una orden de compra contable que de algún modo obligue al contratante a cumplir con el documento

Te puede interesar

Proyectos enfocados en una mayor calidad de vida

Con un único e innovador modelo de negocios, la compañía El Poblado S.A. contempla desde …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *