El RETIE: más que un reglamento, una obligación de todos

Por Daniela Minorta

Cuando se hacen trabajos de construcciones nuevas, remodelación o ampliación, los sistemas eléctricos son una parte esencial; son como el sistema nervioso de un cuerpo vivo, pues, lo abarcan todo y dotan de la energía necesaria para su funcionamiento.

El Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas (RETIE) es un conjunto de normas aplicadas en Colombia desde el 2004, con sus respectivas posteriores modificaciones, hasta la más reciente de 2013.

Debe ser tomado en cuenta para cualquier trabajo de instalaciones eléctricas donde habrá generación, transmisión, transformación o utilización de energía eléctrica, ya sea para infraestructura residencial o comercial.

Enith Galvis González, ingeniera eléctrica de la Universidad de Pamplona, directora comercial de la sucursal de Cúcuta del IE grupo, empresa dedicada al sector eléctrico y servicios afines, explica en detalle diversas consideraciones en cuanto a instalaciones eléctricas en residencias y la importancia de ceñirse a las normativas de RETIE.

¿Solo para profesionales?

No, según Galvis: “Este Reglamento debe ser observado y cumplido por todas las personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, constratistas u operadores” que generen, transformen, transporten y distribuyan la energía eléctrica.

En general, por quienes den uso, diseño, supervisión, construcción, inspección y mantengan instalaciones eléctricas en Colombia. También “los productores, importadores y comercializadores de los productos objeto del RETIE y por los organismos de evaluación”, destaca Galvis.

Objetivos del RETIE

Es principalmente la seguridad de las personas. Busca garantizar que el uso de la energía eléctrica, ya sea en instalaciones, equipos y productos, en sus diferentes usos: generación, transformación, distribución, transmisión u otros usos, sea confiable, segura para quienes hacen la instalación y quienes se beneficiarán de esas instalaciones.

Para ello, el RETIE establece que deben cumplirse estos objetivos:

  • Protección de la vida y salud humana.
  • Protección de la vida animal y vegetal.
  • Preservación del medio ambiente.
  • Prevenir las prácticas que puedan ocasionar errores por parte de los usuarios.

Si obviamos el RETIE, ¿qué puede pasar?

El objetivo de todo reglamento es ofrecer una serie de parámetros apropiados para que un proceso sea eficaz, además de evitar accidentes.

En el caso del RETIE, pasa lo mismo. Ignorarlo, incluso puede acarrear consecuencias legales, según se describen en su artículo 37, del cual destacamos la sección b:

«Las personas calificadas responsables de diseño, construcción, supervisión, inspección, operación y mantenimiento, serán sancionadas según la ley 1480, además de sanciones dadas por los consejos profesionales, como por ejemplo la suspensión o cancelación de la matrícula profesional»

El punto c se refiere a los usuarios, a quienes podrán suspender el servicio eléctrico si no consideraron este reglamento.

El apartado d establece:

«Los productores, importadores, comercializadores, constructores de edificaciones o infraestructura que incorpore productos para instalaciones objeto del RETIE que no cuenten con la debida certificación, serán sancionados por el Decreto 3466 de 1982, Ley 1480 de 2011 y demás disposiciones legales»

Instalación en residencias

Específicamente los artículos 8 y 28 del RETIE establecen las condiciones y requisitos a seguir para las instalaciones, desde el principio hasta el final del proceso de instalación, remodelación o ampliación.

Es sumamente Importante recordar que muchos accidentes eléctricos suceden por no seguir debidamente los procedimientos. Estos accidentes pueden afectar a personas o animales; pueden dañar los equipos electrónicos e incluso ocasionar pérdida total de aparatos y hasta de la casa, al estar propensa a incendios.

Límites de tensión y frecuencia

Enith Galvis, del IE grupo, explica que según lo establecido en el artículo 2.1 del RETIE los límites refieren: “Tensión nominal mayor o igual a 24 V en corriente continua (c.c.) o más de 25 V en corriente alterna (c.a) con frecuencia de servicio nominal inferior a 1000 Hz”.

En caso de que esta tensión sea menor a 24 V en tensión continua y 25 V en tensión alterna, no existen sanciones, como lo establece el artículo 2.4.1, en el numeral ‘c’: “Instalaciones que utilizan menos de 24 voltios o denominadas de “muy baja tensión”, siempre que no estén destinadas a suplir la necesidades eléctricas de edificaciones…”, detalla.

Sepa que…

IE grupo, suministra productos con certificación RETIE, los cuales garantizan seguridad en los procesos donde se debe trabajar con instalaciones eléctricas. ¡A acatar las normas!

Te puede interesar

¿Llegará un nuevo integrante a su equipo de trabajo? Conozca cómo seleccionarlo

Por: Ruddy Díaz Entrevista de trabajo. Tres palabras que generan todo tipo de emociones, no …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *