Arreglos Don Benja, todo en reparaciones

Son muchas las historias de personas que, por situaciones personales, del entorno en el que viven o simplemente por buscar oportunidades, se ven obligadas a partir de su lugar de origen. A eso del segundo trimestre del 2015, se hablaba de la cifra de migración interna en Colombia, y a decir verdad, el 36.2% que se estimaba, para ese entonces era una tasa muy alta.

Benjamín Gonzáles Riaño es el nombre que recibe el protagonista de esta historia, quien a sus 16 años dejó su tierra natal en la búsqueda de un mejor futuro para él y para su familia en la capital.

El inicio del recorrido

Cuando Benjamín junto con su familia tuvo que partir de Lenguazaque, tan solo imaginaba lo que podría ser vivir en Bogotá la famosa ciudad de las oportunidades, estamos hablando del año 68, cuando la tecnología todavía no llegaba a ser parte de la cotidianidad.

La oportunidad de trabajar en construcción apareció de la manera más oportuna; un día muy recordado por el señor Benjamín, un amigo que era constructor y hacía casas para luego venderlas, le propuso trabajar como ayudante para que se empezara a ganar unos pesitos y adquirir experiencia

6 meses muy bien contados, fueron los que trabajó don Benja como ayudante de construcción, de ahí en adelante empezó a practicar y pulir cada una de las técnicas que los oficiales de construcción les enseñaba ¡ah! Y también aprovechaba cada espacio que tenía para observar cómo los maestros que trabajaban con estuco, pintura, plomería, electricidad y otras áreas, hacían su trabajo para luego ponerlo en práctica.

Ver a los demás compañeros que tienen más experiencia que uno, es una buena forma de aprender porque todo lo que uno ve se le queda.

Agrega Benjamín.

Un trabajo que se convierte en herencia

Fotografía: Cortesía Benjamín Gonzáles Riaño

Sin lugar a duda la experiencia hace al maestro, pero también lo hace la constancia, los conocimientos y la responsabilidad.

El señor Benjamín, aunque comenta que muchos conocimientos que ha adquirido con el tiempo se deben a su curiosidad y también a las enseñanzas de sus colegas, también reconoce la importancia que tiene el estudiar y más cuando se desea seguir trabajando en este gremio por el resto de la vida, “uno se detiene a pensar lo que puede hacer y cómo va cambiando todo, desde técnicas de aplicación hasta la tecnología de los materiales, y es ahí donde uno piensa en que es necesario capacitarse” gracias a esa necesidad que evidenció este maestro, fue como encontró en el SENA la forma de afianzar conocimientos y aprender cosas nuevas que le ayudaran a seguir progresando en su caminar en este gremio

Benjamín es el mayor de sus hermanos y pues qué les puedo contar, a él le gustó tanto trabajar en construcción que su pasión se la transmitió a sus cuatro hermanos hombres y cuando es necesario, se apoyan entre todos.

Lo que se aprende no se olvida

Fotografía: Cortesía Benjamín Gonzáles Riaño

40 años de trabajar en este sector no han sido en vano, inició sin ningún conocimiento y hoy en día ya sabe cómo funcionan las áreas de una construcción y hasta lidera grandes trabajos de remodelaciones en viviendas.

Unos de los descubrimientos que hizo hace poco este maestro, fue que a través de las redes sociales podía adquirir nuevos clientes, dando a conocer sus servicios. En Facebook e Instagram con el apoyo de su hijo mayor, creó la cuenta Arreglos Don Benja en la que constantemente da a conocer los trabajos que está realizando o que ya realizó, haciendo la invitación a contactarlo en caso de requerir cualquier tipo de arreglo.

Además, también se apoya en sus tarjetas, aquellas que reparte a su clientela para que puedan comunicarse con él en caso de necesitar alguno de sus servicios y que, por su puesto, lo recomienden en caso de que así lo deseen.

Este es un ejemplo de constancia, pues recuerden que no todos los tiempos son buenos, en algunos se requieren alternativas o las famosas opciones B para avanzar.

Te puede interesar

Ludwing Rojas: la construcción, un oficio que también se hereda

Todo se puede aprender si hay determinación, voluntad y trabajado duro; es la enseñanza que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.