Tejiendo la red

Con el inicio de la pandemia, las sociedades en todo el mundo empezaron a desmontar diferentes paradigmas, lo que favoreció la toma de consciencia en la salud pública, la dinámica familiar y nuevas formas de trabajo. Infortunadamente, también trajo consigo una marcada desigualdad para las mujeres que se evidenció en:

  • Sobre carga de horas no remuneradas en el trabajo del cuidado del hogar.
  • Incremento de la violencia intrafamiliar.
  • Afectaciones a su salud mental.

Bajo este contexto, creo que estamos en un gran momento de hablar de manera sostenida sobre equidad de género y la vinculación de la mujer en las actividades propias de la construcción, que, aunque hoy sólo representan el 7% de participación femenina, tiene una gran proyección a corto, mediano y largo plazo, porque estoy convencida de que una mujer empoderada y capacitada, sí puede ser protagonista de cambiar su mundo y el de su círculo cercano.

El DANE dio a conocer que a los hombres les quedan cerca de 10 hrs libres, mientras que a las mujeres tan solo 6 horas.

Durante mi trayectoria profesional de más de veinte años en el sector de la construcción, siempre llamó mi atención la inserción de las mujeres en un mundo tan tradicionalmente masculino, orientado a la planeación, el control, las jerarquías, las tareas pesadas que implican gran esfuerzo físico y al desarrollo de habilidades duras. Pero al contrario de lo que muchos se imaginarían, sí ha habido un crecimiento paulatino de mujeres dispuestas a aportar sus habilidades distintivas con berraquera, como por ejemplo, su capacidad creativa para resolver problemas, su intuición para tomar decisiones, su empatía para trabajar en equipo y su sentido de adaptación ante circunstancias complejas.

Este es precisamente el enfoque que veremos en A la Obra Maestros durante el 2022; se recolectarán las historias de mujeres albañiles, pintoras, arquitectas residentes, directoras de proyectos, jefes de seguridad industrial y muchas más; para escuchar su voz, conocer sus testimonios y demostrar que su influencia positiva en las obras y proyectos es importantísima. También se dará a conocer la visión de hombres sobre su propia experiencia trabajando con mujeres en campo y de directivos que cada vez más aprecian este tema y lo incorporan en sus agendas, desde el punto de vista de liderazgo femenino y desarrollo personal.

Otro tema no menor que requiere visibilidad y en donde se presentan grandes desafíos, es el que tiene que ver con las condiciones de seguridad y ambientes sanos con los que cuenta una mujer hoy en día para trabajar, buscando eliminar el acoso sexual o actitudes discriminatorias que no suman. Finalmente, se explorará el papel de la mujer como cuidadora universal en el ámbito familia y aplicado al trabajo, dando a conocer los factores claves de éxito para que esta gestión siempre sea muy buena. Aunque este rol se le asignó históricamente, hoy requiere ser visto como un nuevo derecho social que pueden ejercer hombres o mujeres por igual.

En Bogotá el 30% de las mujeres son cuidadoras principales, es decir, se dedican principalmente al cuidado del hogar.

Está comprobado que la participación de mujeres en espacios de decisión, siempre será una buena idea para que los grupos de trabajo den buenos indicadores en términos de eficiencia, productividad, ambiente laboral y trabajo en equipo, por eso nos compete a todos hablar de equidad de género.

Te puede interesar

Elementos metálicos en placas de concreto, ¿qué se recomienda?

Como ya lo hemos recalcado en diferentes oportunidades, todo tipo de edificación que se construya …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.