“Después de tantos accidentes que he tenido trabajando, aún sigo aquí contando mi historia” Luis Alfonso Novoa

Luis Alfonso es un maestro que, como muchos y muchas de ustedes, empezó en este oficio a una muy temprana edad y hoy en día cuenta con el conocimiento necesario para trabajar desde cimientos hasta acabados en una obra de construcción y arreglos en alturas. Su vida está llena de matices, lo cual la hace excepcional y hasta increíble de contar. Empecemos por su experiencia laboral.

Por: Tatiana Bahamón Méndez

Sus inicios

A eso del año 1978 cuando tenía aproximadamente 16 años empezó como barrendero en una empresa y gracias a su empuje y dedicación, tuvo la oportunidad de ascender.

Su primer trabajo en construcción

El primer trabajo que lo acercó a la que hoy en día es su amada profesión, fue aquel en el que laboró como herramientero. Desde ese entonces empezó a explorar todas y cada una de las herramientas que tenía a su alcance, conociendo de ante mano sus respectivas funciones. Así, por cuenta de su curiosidad, hasta aprendió a manejar plumas eléctricas y a gasolina a 19 pisos de altura.

Los retos de trabajar en construcción

Los principales retos que tuvo al empezar a trabajar en forma en proyectos de construcción, fue aprender a estipular los planos para sacarlos por ejes, sin embargo, no hay mal que por bien no venga y fue precisamente a punta de práctica y también mucha formación, que este maestro logró abrirse camino.

La clave de tener una buena relación con los clientes

Si hablamos de los elementos que ha usado a su favor para hacer trabajos con excelentes resultados y dejar felices a sus clientes, Luis Alfonso a decir verdad ha sido muy estratégico y desde el día 1 supo que su relación con los clientes sería lo primero que debía afianzar y también que, sin una buena formación y fortalecimiento en las áreas de su especialidad, su trabajo no iba a tener el mismo éxito.

Especialidades

A hoy, este maestro ha realizado cursos con el SENA y reconocidas empresas del sector que brindan espacios de capacitación. Enfoque estratégico de servicios, mampostería, baldosín, energía solar fotovoltaica, reforzamiento estructural y acabados, han sido algunos de sus temas de interés que ha logrado reforzar mediante la capacitación.

Hasta el momento no he tenido ni un solo cliente que me haya dicho que mi trabajo ha quedado mal y eso ocurre porque siempre me preocupo porque todo lo que yo haga quede en excelentes condiciones.

Luis Alfonso Novoa

Los riesgos de trabajar en construcción

Quienes trabajan en obras de construcción saben muy bien que los riesgos a los que puede ser expuestos son numerosos, pues muchas de las labores resultan ser de alta complejidad.

Luis Novoa en los 40 años que lleva trabajando en este oficio, ha vivido en carne propia situaciones de algo riesgo de las que por fortuna ha logrado salir victorioso.

A sus 19 años mientras ayudaba en la construcción de unos edificios en el barrio Unicentro de la ciudad de Bogotá, a causa del movimiento repentino de la camilla en donde se encontraba apoyado, cayó desde un cuarto piso hasta el sótano de la obra.

De este accidente salió ileso gracias a una montaña de arena que amortiguó su caída, cubriéndole la mitad de su cuerpo.

“Hace poco tuve otro accidente. Me caí de un tejado 3 metros abajo y corrí con suerte porque caí sobre un sofá de la casa y solo me lesioné la ‘paletilla’ derecha”.

Como estas, han tenido otras experiencias similares, y es por eso que recomienda a sus colegas trabajar siempre con los EPP necesarios y no solo en alturas, pues los accidentes pueden ocurrir de manera repentina sin importar la actividad que esté realizando.

Dios no me tiene para morirme en accidente. Si les contara todo lo que me ha pasado, no me creerían. Luis Novoa.

A este maestro le sobra actitud y amor por su trabajo. Él sale de su casa todos los días muy a las 6 de la mañana a trabajar para llevar el sustento a su hogar, pero también, a llenar de alegría a sus clientes con los trabajos que les realiza.

Él es el vivo reflejo de lo que le transmite su familia; su esposa María José, sus cuatro hijos y su nieta, se han encargado de llenarlo de mucho amor y es por eso que no hay día que Luis no salga de su casa con la plena convicción de que con amor, responsabilidad y amabilidad, sí se puede construir un mejor país.

“A mis 64 años siempre digo y diré que en cuanto al trabajo lo mejor es hacerlo con esfuerzo para darle garantía a los clientes y en cuanto a la familia, lo que mejor podemos ofrecer es la motivación y el apoyo incondicional” Luis Alfonso Novoa.

Te puede interesar

Soluciones para casos de humedades en exteriores

Por Daniela Minorta El mundo está conformado en un 70% de agua, además de las …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *