En las botas de ellas: hablando de la seguridad en la obra…

Requiere mucho amor y vigor salir todos los días de casa muy AM, siendo mamá cabeza de hogar y trabajadora incansable de un sector productivo tan bonito y a la vez tan desafiante como el constructor.

Por: Tatiana Bahamón

Sin importar el cargo, el número de funciones que realice determinada persona, dejando a un lado si es hombre o mujer, implica un gran desgaste físico por las eternas jornadas bajo el sol, por la rapidez en que se deben ejecutar determinadas labores y sobre todo, el desgaste emocional que se tiene a título personal.

Sin importar qué o cómo, mujeres como Erika Rocío Valencia, profesional en seguridad y salud en el trabajo, y madre joven de una niña de 11 años, con motivación y compromiso de sobra, sacan a sus familias adelante. Erika aunque eligió una profesión que tiene campo de acción en diferentes industrias, desde hace 6 años el casco, las botas de seguridad, sumado a los recorridos bajo el sol y sobre abundante lodo, se convirtió en parte de su día a día.

Fotografía: Tatiana Bahamón

Como residente de seguridad de proyectos que realiza Constructora Prodesa, aquella que confió en sus capacidades 5 años atrás, diariamente madruga y con su moto coge carretera por aproximadamente 51 km desde Ibagué, ciudad en la cual reside, hasta Girardot donde a las 7am empieza su jornada laboral.

Cuando llega al proyecto empieza su importante rol: velar por la seguridad y salud de todos los y las trabajadoras que se encuentren en la obra. Ella es la encargada de identificar los peligros en la obra, valorar los riesgos e inspeccionar las áreas de trabajo con el fin de prevenir accidentes y enfermedades laborales dentro del proyecto.

Ser madre y trabajar en paralelo en construcción, ha sido para ella un desafío muy grande, pues además de las cortas horas de sueño, el tiempo que comparte con su hija, se ha limitado. Sumado a esto, al tener un cargo donde constantemente debe darle instrucciones a determinado grupo de personas que en su mayoría son hombres, ha implicado imponer una imagen de autoridad y respeto, pues no todos toman bien el hecho de que una mujer sea quien dé las órdenes.

En mi cargo normalmente estoy a cargo de un número de personas que en su mayoría son hombres y no siempre es bien recibido por todos.

Erika Rocío Valencia.

La historia de mujeres como Erika nos dejan algunas pautas que vale la pena tener en cuenta.

  1. Manejar el tiempo de manera eficiente.
  2. Hacer valer el importante trabajo que una mujer puede desempeñar en la construcción.
  3. Que el respeto no es negociable y debe ser igual tanto para hombres como para mujeres.

Te puede interesar

Soluciones para casos de humedades en exteriores

Por Daniela Minorta El mundo está conformado en un 70% de agua, además de las …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *