Inicio / El recomendado / José Fernando Valbuena, un impermeabilizador capacitado a la necesidad del cliente

José Fernando Valbuena, un impermeabilizador capacitado a la necesidad del cliente

 Por: Tatiana Bahamón Méndez
 Fotografías: Freepik.com y cortesías José Fernando Valbuena 

Maestros y Contratistas, la historia que leerán a continuación es muestra de que el que trabaja con dedicación es bien recompensado.

Jose Fernando Valbuena Pinto, es un maestro tolimense de esos a los que el sentido del humor le aflora naturalmente; él, tiene la dicha de contar con una familia numerosa, pues entre todos suman once personas, seis hermanas y dos hermanos y sus padres, Ana Teresa Pinto quien toda su vida se ha dedicado a las labores de su hogar y su padre Alfonso Valbuena, quien en vida se dedicó al trabajo que demanda el campo.

En compañía de su familia, creció entre las praderas y sonidos del campo, característicos de la vereda Tapias de Ibagué (Tolima) donde vivió gran parte de su vida, pues sus padres eran propietarios de una finca y vivían de labrarla al igual que su familia paterna.

Como era costumbre, al llegar la hora de iniciar una formación académica , las personas migraban hacia la ciudad, y el caso de Jose no era la excepción, pues al iniciar sus estudios, su familia decidió trasladarse a la ciudad de Ibagué, donde inició su primaria.

Comenta Jose que en su clase siempre sobresalía y más cuando de matemáticas y de dibujo se trataba, pues eran sus materias favoritas, tanto así, que, gracias a su buen desempeño, remplazaba a los docentes de primero de primaria cuando se encontraban ausentes.

“Para mí, la e tapa de mi niñez que más recuerdo y añoro es la que pasé en la escuela, pues me divertía y a la par, de igual manera aprendía ” comenta Jose.

Ser profesional en mecánica fue uno de sus primordiales anhelos dado que, en el momento, era la profesión que ofrecía a gran escala ofertas de empleo. Al culminar la primaria, Jose no continuó su formación debido a los costos que representaba seguir el bachillerato, lo que ocasionó que el sueño de Jose de estudiar mecánica se alejará cada vez más.

De Operario a Maestro

Jose, después de vivir 18 años en la ciudad de Ibagué, decidió tomar rumbo hacia la ciudad de Bogotá, pues al ser la capital, se le presentaron más oportunidades laborales. Fueron diez años en los que trabajó en el sector industrial como operador en grandes empresas.

Al regresar a Ibagué en búsqueda de nuevas experiencias, se enfrentó a una situación diferente a la que estaba acostumbrado, pues las ofertas económicas existentes eran menores; fue ahí donde se le presentó la construcción como una alternativa laboral, alternativa que al inicio para Jose no fue fácil, “yo inicié en la construcción como ayudante de obra, labor que no me resultó nada fácil, pues fue un proceso doloroso y el agotamiento fue grande” comenta Jose.

De los momentos difíciles se aprende y eso precisamente le pasó a Jose, después de atravesar por desdichas, aprendió a amar la construcción, pues según él, si no amaba lo que hacía, estaba perdiendo su tiempo.

El impacto de la capacitación

Todos sabemos que para crecer y ser mejores al ejecutar algunas actividades, requerimos de práctica, pero sin duda alguna estar capacitado es como tener un as bajo manga, pues siempre será bueno adquirir nuevos saberes y conocer nuevas técnicas.

Jose era consciente que para realizar buenos trabajos necesitaba capacitarse, fue así como se afilió a Homecenter y empezó a asistir a las capacitaciones que ellos les brindan a los maestros de obra. Técnicas en impermeabilización, electricidad básica, interpretación de planos, Dr y wall y estructuras antisísmicas, son algunos de los cursos en los que Jose se ha capacitado.

Atentos al dato

Jose lleva aproximadamente 20 años trabajando en el sector de la construcción, en el cual se ha destacado por los buenos resultados de su trabajo como impermeabilizador, pues gracias a la capacitación ha adquirido gran experticia y por ello nos compartió algunos errores comunes al realizar una impermeabilización, que, según él, muchos lo cometen en la práctica.

  1. No identificar la humedad y no saber de dónde proviene.
  2. No hacer un proceso de limpieza en la superficie a impermeabilizar.
  3. Comprar un producto de mala calidad.
  4. No seguir las instrucciones que tiene cada producto.

“Ceñirse a las condiciones del producto y hacer las cosas con conocimiento, puede evitar hacer un mal trabajo y perder el cliente” afirma Jose.

Para mitigar estos errores que se comenten en la práctica, Jose recomienda utilizar productos buenos que le generen garantía para que usted vaya a la fija.

El mejor impermeabilizante

Este ibaguereño de 45 años posee un buen impermeabilizante ante las malas situaciones, su familia, María Eugenia su esposa con quien lleva 13 años de casado y sus 3 hijas, María José, Carol Natalia y Sara Alejandra; para Jose tanto su familia como su trabajo es su realidad y su futuro, pues espera ser maestro el resto de sus días haciendo de los sueños de sus clientes una realidad.

La recomendación de Jose

Para Jose, no hay que inventar lo que ya está inventado, pues según él, en el mercado hay gran variedad de productos de buena calidad para que ustedes Maestros y Contratistas, desarrollen una buena labor.

“Al trabajar con los mejores productos se puede lograr los mejores resultados”

Te puede interesar

Gloria Sabogal orgullo femenino en la construcción

Por: Tatiana Bahamón MéndezFotografía: Miguel Ángel Rico Si usted es mujer y pertenece al sector …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *