Octavio Herrera, el “gato” Bumangués

Don Octavio Herrera Lizarazo o como le decían sus colegas “el gato” porque montaba unos andamios en los que solo él podía subirse, empezó a trabajar en la construcción, más exactamente en obra negra desde los trece años y después se dio cuenta que lo suyo era algo más específico y se dedicó a hacer todo en acabados, decoración, espatulados y drywall.

“El gato, me decían, porque yo iba a estucar y hacia unas trampas con tablones de andamios, y no me ha pasado nada, yo me cuelgo y así trabajo”

Y es que a sus 47 años, ‘El gato’ oriundo de Bucaramanga, se ha esforzado en aprender y ha realizado diversas capacitaciones con marcas como Sika, pero destacada la labor de Recol dentro de su aprendizaje.

“Yo tengo fotos y un álbum donde están la mayoría de trabajos que he hecho, he estado en capacitaciones de impermeabilizaciones en Drywall, y en espatulado en todas las técnicas, la última fue con Recol hace seis meses”

Para Don Octavio, un trabajo mal hecho, ya sea por salir del paso o por que el cliente se muestra impaciente, no es una opción,

“Si yo voy a hacer un muro espatulado y hay humedades, pues toca primero tratar eso, si hay fisuras también se debe tratar primero, por que si uno le da un acabado a un muro que tenga esos defectos los saca”.

En seguridad aclara que mientras esta en obra tiene todo el cubrimiento que la ley y el trabajo le exige, pero que en obras pequeñas no puede exigirle al cliente que le pague su seguridad por que su valor en pesos incrementaría y nadie lo podría contratar. Sin embargo, es consciente de la necesidad de estar protegido tanto en pequeñas o grandes construcciones.

“Los clientes a mí me llegan por la vista, porque ven mi trabajo, de una me tienen en cuenta y me recomiendan, desde pintura, arreglos, humedades, filtraciones, todo eso. Yo trabajo con clientes grandes y así mismo me presentan con otras personas”

Pero en su familia no fue el único que se dedicó a construir, sus hermanos también trabajan en construcción “uno en estructura y otro en decoración, yo vivo independiente de ellos, vivo con mi esposa mi hija y yo “dice ‘el gato’.

Vive en el barrio la Cumbre en Florida Blanca con su esposa, Luz Adriana Perdomo, quién trabaja en ventas y tecnología mientras que su hija Estefanía de 20 años estudia en el SENA gestión empresarial y alternamente trabaja como comerciante.

Pero no todo es trabajo para este hombre que le ha dedicado su vida a la construcción

“Cuando estamos en familia que normalmente es un domingo, si hay platica comemos por fuera, y vamos a piscina, o cine”

En sus ratos libres, demuestra su aprecio por la música bailable y tropical, “Y así de guitarra y arpa, me gusta pero en vivo, yo inclusive tengo una guitarra, pero no practico por que casi no me queda tiempo

Te puede interesar

Leyendo estados financieros como todo un maestro

Ya desde el año pasado venimos desarrollando esta sección llamada “Emprendedores” con la que buscamos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *