Cómo eliminar los micromachismos de nuestra cotidianidad

Por: Tatiana Bahamón Méndez

La violencia como ya lo hemos mencionado en diferentes ocasiones, tienen diferentes formas de presentarse; los micromachismos hacen parte de los tipos de violencia que se presentan de manera cotidiana en esta sociedad.

Significado de micromachismo: “MICRO” porque es “invisible” al estar socialmente aceptado o normalizado.

Los micromachismos son considerados por muchos expertos en violencia de género cómo una muestra de ‘violencia silenciosa’ y es que como el término lo dice, corresponde a actitudes o comportamientos que no son conscientes y que afectan la autonomía de la mujer; infortunadamente, en la mayoría de los casos, pasan desapercibidos.

Ejemplos de micromachismos.

* Creer que solo los hombres pueden ejercer roles de mando.
* «Quién sabe qué debió hacer para ascender».
* «Esa herramienta es muy pesada y la que la va a usar es una mujer».
* Creer que las labores del cuidado en el hogar son responsabilidad exclusivamente de la mujer.
* Dejar de vestir prendas de gusto propio a vestir de determinada manera, para evitar señalamientos cotidianos de algunos hombres.

¿Cómo enfrentar los micromachismos?

Ana Requena, periodista y escritora española recordada mayormente por su blog ‘Micromachismos’, elaboró y publicó una guía con EducaLab del gobierno de España, en la que brinda estos consejos para batallar contra los micromachismos:

  1. Acompañada, acompañado, todo es mejor: busquen aliados que generen un sentimiento de compresión y apoyo, con los que pensar ideas y proyectos o con los que simplemente puedan encontrar un espacio de desahogo y otra visión de cómo afrontar las cosas.
  2. Para ustedes hombres, actúen diferente y háganlo saber a los demás: no sean parte de comportamientos que juzguen, denigren, se burlen o hagan sentir mal a las mujeres. Es una frase hecha pero es cierto: el cambio empieza por uno mismo. Escuchen a las mujeres.
  3. Dejemos de juzgar a las mujeres: por su físico, por su forma de vestir, por sus historias afectivas y sexuales.
  4. Solidarizarse con otras chicas: que algo no les haya pasado a ustedes, no significa que no les pueda ocurrir o que eso no sea parte del sistema en el que viven y que les afecta. Que haya espacio para el apoyo entre mujeres.
  5. Busquen ayuda: si sienten que algo que han vivido les ha hecho daño, si quieren denunciar algo que les ha sucedido o si creen que necesita compartir determinadas experiencias para sentirse mejor, busquen apoyo en sus personas de confianza.

Maestras, finalmente vale la pena recordar que hay entidades o grupos a los que pueden acudir si necesitan algún tipo de apoyo. En Bogotá está habilitada la Línea Púrpura Distrital 018000112137

Te puede interesar

Evitar daños de las construcciones en temporada de lluvia

De acuerdo con el IDEAM se estima que la temporada de lluvias en Colombia para …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *