fbpx

Claves para el éxito en la gestión financiera de los contratistas de construcción:  

La gestión financiera es esencial para el éxito de cualquier empresa de contratistas de la construcción. Incluye la preparación de presupuestos y la toma de decisiones de inversión, y es importante para minimizar costos, maximizar beneficios y asegurar la viabilidad a largo plazo de la empresa. 

Lo primero que debes hacer al gestionar las finanzas de tu empresa es preparar un presupuesto detallado para cada proyecto. Este presupuesto debe incluir todos los costos asociados al proyecto, como materiales, mano de obra y costos indirectos, como el alquiler de equipos y el transporte. El presupuesto también debe incluir un margen de beneficio para la empresa. Preparar un presupuesto detallado te ayudará a tener una mejor comprensión de cuánto va a costar el proyecto y cómo puedes maximizar tu utilidad. 

Otra parte importante de la gestión financiera es la toma de decisiones de inversión. Esto incluye determinar en qué se deben invertir los recursos de la empresa, ya sea en equipos nuevos, en la contratación de personal o en otras áreas. 

Además, es importante mantener un registro preciso y actualizado de todas las finanzas de la empresa, incluyendo ingresos y gastos. Esto te ayudará a tener una visión clara de la situación financiera de la empresa y a tomar decisiones informadas sobre cómo gestionar tus recursos. 

Indicadores financieros clave 

1. Rentabilidad: mide la cantidad de beneficio que genera la empresa en relación con su inversión o capital. Se puede calcular de varias maneras, algunas fórmulas comunes son: 

  • Margen de beneficio: se calcula dividiendo el beneficio neto (ganancias después de impuestos) por las ventas y multiplicando el resultado por 100. Por ejemplo, si las ventas de tu empresa son de $100,000 y tu beneficio neto es de $20,000, entonces tu margen de beneficio sería del 20%. Margen de beneficio = (beneficio neto / ventas) x 100 
  • Tasa de retorno sobre el capital invertido (ROI): se calcula dividiendo el beneficio neto por el capital invertido y multiplicando el resultado por 100. Por ejemplo, si tu empresa tiene un beneficio neto de $20,000 y un capital invertido de $100,000, entonces tu ROI sería del 20%. ROI = (beneficio neto / capital invertido) x 100 

2. Liquidez: mide la capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones financieras a corto plazo. Algunos indicadores de liquidez comunes son la relación corriente y el índice de liquidez: 

  • Relación corriente: se calcula dividiendo el activo corriente (efectivo, inversiones a corto plazo y cuentas por cobrar) por la deuda corriente (cuentas por pagar y obligaciones a corto plazo). Por ejemplo, si tu empresa tiene un activo corriente de $50,000 y una deuda corriente de $30,000, entonces tu relación corriente sería de 1.67. Relación corriente = (activo corriente / deuda corriente) 
  • Índice de liquidez: se calcula dividiendo el activo corriente por el pasivo corriente (deuda a corto plazo). Por ejemplo, si tu empresa tiene un activo corriente de $50,000 y un pasivo corriente de $30,000, entonces tu índice de liquidez sería de 1.67. Índice de liquidez = (activo corriente / pasivo corriente) 

3. Solvencia: mide la capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones financieras a largo plazo. Algunos indicadores de solvencia comunes son la relación de deuda a patrimonio y el índice de endeudamiento. 

  • Relación de deuda a patrimonio: se calcula dividiendo la deuda total de la empresa por el patrimonio neto. Por ejemplo, si tu empresa tiene una deuda total de $100,000 y un patrimonio neto de $200,000, entonces tu relación de deuda a patrimonio sería del 50%. Relación de deuda a patrimonio = (deuda total / patrimonio neto) x 100 
  • Índice de endeudamiento: se calcula dividiendo la deuda total de la empresa por el activo total. Por ejemplo, si tu empresa tiene una deuda total de $100,000 y un activo total de $200 

4. Rentabilidad del capital invertido (ROI): mide el beneficio generado por la empresa en relación con su capital invertido. Se calcula dividiendo el beneficio neto por el capital invertido y multiplicando el resultado por 100. Por ejemplo, si tu empresa tiene un beneficio neto de $20,000 y un capital invertido de $100,000, entonces tu ROI sería del 20%. ROI = (beneficio neto / capital invertido) x 100. 

Si necesitas ayuda para calcular estos indicadores o tienes preguntas sobre cómo hacerlo, considera contratar a un contador o un asesor financiero. 

En resumen, la gestión financiera es clave para el éxito de cualquier empresa de contratistas de la construcción. Preparar presupuestos detallados y tomar decisiones de inversión bien informadas, junto con el mantenimiento de registros precisos y actualizados de las finanzas de la empresa, pueden ayudar a minimizar costos, maximizar beneficios y asegurar la viabilidad a largo plazo de la empresa. 

Te puede interesar

Problemas al Pintar y Sus Soluciones

La pintura es un arte que va más allá de aplicar colores a una superficie. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido