Inicio / Buenas prácticas / Las tres prácticas de reacondicionamiento mecánico para edificios antiguos e históricos

Las tres prácticas de reacondicionamiento mecánico para edificios antiguos e históricos

Existen muchas razones por las cuales un edificio histórico o existente puede requerir un nuevo sistema de calefacción o enfriamiento:

  • Los propietarios pueden desear actualizar un sistema de calefacción o aire acondicionado más modernos para aumentar la capacidad o la eficiencia del sistema.
  •  Es posible que se deban modificar los tamaños de las tuberías dentro de un sistema para aumentar el flujo.
  • El sistema en su lugar está tan desgastado que se convierte en una amenaza para la integridad del edificio.
  • El deseo de hacer un edificio más comercial o al cambiar su uso.
  • Cumplir con nuevos códigos y normativas de construcción.

Todos estos casos requieren trabajar con un sistema de tuberías existente. La compatibilidad de los dos sistemas no siempre está garantizada, lo que representa un verdadero desafío para los propietarios, ingenieros e instaladores. Los problemas causados por espacios confinados, el trabajo en torno a las estructuras existentes y la accesibilidad limitada del sitio a menudo resultan en un desafío aún mayor. Pero más crítico es el riesgo de daños al edificio y la decoración y pintura existentes. Existe una potencial fragilidad y decoloración, así como una vulnerabilidad a los riesgos de incendio, a menudo causada por el uso extensivo de la soldadura. 

Consejo uno: diseño y preparación efectiva de los proyectos son esenciales 

La planificación y la preparación son cruciales en los proyectos de modernización donde se deben considerar muchos factores relacionados con la preservación del edificio. Especificar el método correcto de unión de tuberías desde el principio puede ayudar a superar la mayoría de estos desafíos y puede resultar en una rápida instalación y manejo de materiales. El uso de las tecnologías de diseño moderno de hoy en día, como el modelado en 3D, el escaneo y los recorridos virtuales, trae numerosas ventajas. La implementación de las mejores prácticas de reacondicionamiento mecánico no solo permite diseños más precisos y resuelve problemas como colisiones de tuberías en una etapa temprana de diseño, sino que también mejora el manejo de materiales en el sitio.

El uso de tecnologías de diseño moderno permite la producción de listas de materiales detalladas y hojas de longitud de corte de tubería, lo que da como resultado técnicas de fabricación más ágiles, mejor manejo de materiales y menos tiempo de permanencia en el sitio de trabajo.

A medida que continuamos examinando las seis mejores prácticas de reacondicionamiento mecánico, asegúrese de revisar nuestra serie de seis partes para obtener más información sobre los principales beneficios al remodelar edificios históricos y existentes.

Consejo dos: seleccione el método correcto de unión de tuberías mecánicas 

Las mejores prácticas de modernización mecánica incluyen la especificación de un sistema de tuberías con extremos ranurados al inicio del proyecto. Un sistema de unión mecánica para tuberías de extremos ranurados es de tres a cuatro veces más rápido de instalar que un sistema soldado o con bridas. No requiere preparación en el lugar de trabajo, a diferencia de la extensa preparación necesaria para la soldadura.

El uso de este método de unión de tubos sin llama elimina las muchas preocupaciones de salud y seguridad asociadas con la soldadura. Elimina el riesgo de incendio durante la instalación, daños y decoloración de los muebles y la pintura existentes.. También mejora la seguridad y minimiza el riesgo del proyecto debido a la facilidad y rapidez de la instalación que proporciona, al tiempo que reduce el costo total de la instalación.

Consejo tres: tome en cuenta las circunstancias imprevistas, la preservación y sostenibilidad históricas

Al instalar un nuevo sistema de HVAC en un edificio antiguo, se deben tener en cuenta la decoración, los muebles, las pinturas y el papel tapiz existentes, ya que pueden ser altamente dañados por los gases emitidos durante la soldadura. Una de las mejores prácticas de modernización mecánica es utilizar un sistema de unión de tubería mecánica ranurada que elimine estos riesgos, así como la posibilidad de dañar el interior al llevar equipos de soldadura y los costos adicionales de las mantas contra incendios para proteger el interior.

Otro factor que tiene una gran influencia en la conservación de un edificio es la humedad. Por ejemplo, las superficies de madera o pintadas pueden agrietarse cuando la humedad en el invierno no es lo suficientemente alta, o cuando la humedad es demasiado alta, la humedad puede migrar a través de las paredes.

Es crucial mantener el tiempo de inactividad lo más corto posible para reducir el riesgo de que se acumule humedad. Por lo tanto, es importante seleccionar un método de unión de tubería que tenga múltiples beneficios cuando se reacondicione, especialmente en la posibilidad de que ocurra un evento imprevisto. Un sistema de unión mecánica de tuberías ranuradas permite una fácil instalación, mantenimiento y sostenibilidad, manteniendo el del tiempo de inactividad del sistema lo más corto posible ayudando a recuperar el tiempo perdido y reducir los costos inesperados.

Contenido y fotografía: Cortesía Victaulic

Te puede interesar

Se lanzó el sistema de implementación BIM en Argentina (SIBIM)

En el Auditorio de la Sindicatura General de la Nación, el Gobierno Nacional, a través …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *