La difícil situación de las normas para edificaciones en Colombia

Actualmente existen distintas leyes y artículos que buscan asegurar una correcta ejecución en el sector constructor. Por lo tanto, para el desarrollo de una obra de construcción, es de vital importancia conocer las diferentes normas que las rigen. Por: Daniela Bonilla

El Gobierno Nacional en el año 2015, compiló en un solo documento una gran cantidad de decretos para este sector. Entre ellos se encuentran:

  • El POT (Plan de Ordenamiento Territorial), que aplica para municipios de más de 100.000 habitantes.
  • El PBOT (Plan Básico de Ordenamiento Territorial), para municipios entre 30.000 y 100.000 habitantes.
  • El EOT (Esquema de Ordenamiento Territorial), que corresponde a municipios con menos de 30.000 habitantes.
  • El NTC (Normas Técnicas Colombianas).
  • RETIE (Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas)
  • El RITEL (Reglamento Interno de Telecomunicaciones)

Con la expedición de estos decretos se logró incorporar las normas en un solo Decreto Único Reglamentario. Sin embargo, este documento es bastante largo y difícil de leer y manejar para la mayoría de los maestros y constructoras, pues “al haber tanta normativa, se vuelve confusa su interpretación”, expone Carlos Molina, Gerente Comercial de la Constructora Hábitat de Los Andes.

Adicionalmente, aunque como profesionales se busca que siempre todo quede bajo la reglamentación establecida para cada proyecto, se ven casos en donde las personas, e incluso profesionales, por desconocimiento realizan cosas por fuera de la normatividad.

Y ¿Cuál es el problema?

El problema de esto deriva en la imposición de multas a maestros y constructoras. Pues la existencia de un documento normativo no garantiza el cumplimiento del mismo y aún más cuando no es fácil de leer debido a su gran extensión, sin tener en cuenta sus modificaciones y las demás normas paralelas que se deben tener en cuenta.

De las leyes que más se incumplen en el sector, según Carlos Molina, son las solicitudes de las licencias de construcción, ya que las personas suelen comenzar a construir, sea desde cero o una ampliación, sin saber que necesita una reglamentación para eso.

Implicaciones

  • Demoras por la necesidad de licencias o permisos adicionales.
  • Demoliciones.
  • Incremento de costos por la elaboración de estudios no contemplados.
  • Sanciones o suspensiones por malas ejecuciones.
  • Rediseños de proyectos por no tener en cuenta alguna limitante de las normas.
  • Demandas después de entregar el proyecto sin cumplir todos los aspectos necesarios.

¿Entonces? ¿Qué hacer con las normas?

Las normas se deben cumplir para evitar multas y problemas por infracciones y desconocimiento. Sin embargo, es preciso aclarar que el sector de la construcción debe exigir un documento liviano, entendible y manejable por todos.

“El Gobierno Nacional y los gremios, juegan un papel muy importante en el sector, por lo tanto, deben construir elementos para el correcto entendimiento de la norma. No es fácil, pero hoy en día hay herramientas digitales que ayudarían a solucionar en buena parte las situaciones que se presentan en todo el territorio nacional”, afirma Iván Espinosa, Arquitecto Urbanista y Gerente de Proyectos de AHC Group.

En conclusión, “la actividad de la construcción en Colombia se encuentra bastante reglamentada, lo que exige un continuo esfuerzo de estudio y actualización, así como una buena planeación que permita contemplar en sus presupuestos y cronogramas de obra, el cumplimiento de estas exigencias”, explica Juan Pablo Rosas, Asesor jurídico de Llorente & Rosas S.A.S; pues mientras este extenso documento no se simplifique, se deben evitar las multas y sanciones en las futuras construcciones.

Te puede interesar

Mortero de reparación, ¿Cuál es la diferencia?

Como sabemos, el mortero es una mezcla homogénea a base de arena, agua y material …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.