Ojo con las hepatitis virales

Quizá en muchas ocasiones hemos escuchado sobre esta enfermedad, pero no le hemos prestado la atención que merece al ser la causa de muerte de aproximadamente 1,4 millones de personas al año en el mundo entero, debido a diferentes formas de hepatitis viral, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En términos generales, esta es una enfermedad que puede ser causada por uno de los cinco virus: A, B, C, D o E, produciendo una inflamación en el hígado, dando paso al cáncer en el hígado, cirrosis y hasta la muerte de las personas.

Tipos de hepatitis virales

A

Puede ocasionar síntomas de insuficiencia hepática y puede causar morbilidad entre moderada a grave. A diferencia de las B y la C, rara vez es mortal.

Vías de transmisión:

  • Mala higiene personal.
  • Contacto estrecho con personas infectadas.
  • Consumo de alimentos y agua contaminada.

La mejor manera de prevenirla es mediante la aplicación de la vacuna.

B

El grado de afectación puede llegar a desencadenar una enfermedad crónica o mortal como lo puede ser el cáncer de hígado.

Vías de transmisión:

  • Sangre u otros líquidos corporales.
  • Madre a hijo durante el parto.
  • Relaciones sexuales sin protección.

C

La sintomatología puede ser leve y durar tan solo unas semanas o grave y de por vida.

Vías de transmisión:

  • Sangre.
  • Relaciones sexuales.
  • Reutilización de jeringas o agujas.

D

Es una de las formas más graves según lo indica la OMS de hepatitis vírica crónica, junto con la hepatitis B, pues progresa de manera rápida y ocasiona la muerte por causas hepáticas.

Vías de transmisión:

  • Sangre.
  • Relaciones sexuales

E

Puede ocasionar infección que desaparece en el transcurso de unas semanas o causar insuficiencia hepática aguda, la cual puede llegar a ser mortal.

Puede ser transmitida por:

  • Agua contaminada.
  • Mala higiene personal.
  • Alimentos.
  • Productos cárnicos poco cocinados y que provengan de animales infectados.

Síntomas más comunes de las 5 hepatistis

  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Pérdida de apetito.
  • Fiebre.
  • Color amarillo en la piel

¡IMPORTANTE! La hepatitis viral no siempre presenta síntomas al poco tiempo de contraerla; por eso es importante visitar al médico y realizar los respectivos exámenes para descartar su presencia. Los diferentes tipos de hepatitis se pueden prevenir con la vacuna; en el caso de no tenerla y presentar esta enfermedad, dependiendo de las condiciones, se puede tratar con medicamentos para evitar graves consecuencias.

Te puede interesar

Elementos metálicos en placas de concreto, ¿qué se recomienda?

Como ya lo hemos recalcado en diferentes oportunidades, todo tipo de edificación que se construya …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.