Protocolos a seguir en la impermeabilización de una piscina

Para quien disfruta de una piscina, hablar de ello es referirse a diversión y refrescarse, pero para quienes realizan esta tarea es un arduo trabajo que requiere de mucho detalle, pues hablamos de un espacio que el 99% del tiempo estará lleno de agua. Por: Daniela Minorta

Cuando se trabaja en estos espacios es imprescindible seguir una serie de pasos y protocolos que permitan una obra bien hecha.

Las filtraciones, pérdida de agua de la piscina, grietas u otros inconvenientes son signos de una mala impermeabilización durante la obra.

Impermeabilización, ¿Cómo hacerlo?

La impermeabilización de una piscina es un paso fundamental en la obra para evitar que los niveles del agua bajen por escape, filtraciones u otros. Al no realizar la impermeabilización, se puede llegar a caer el enchape y formar otros problemas que se traducen en costos extras.

Cuando el proceso de obra es una piscina enterrada (la más común), se debe tomar en cuenta la protección de la obra desde el inicio del trabajo. Es decir, preparar la superficie para que al momento de aplicar el impermeabilizante las capas puedan cumplir su proceso.

El rendimiento del impermeabilizante dependerá de su correcto proceso.

Una superficie perfecta para impermeabilizar se caracteriza por:

  • Estar libre de arena y rastros de cemento o cualquier otro elemento de la obra.
  • Que el fraguado tenga los 28 días cumplidos, que es lo ideal.
  • Si la superficie tiene hongos y/o moho, se debe eliminar mediante la limpieza con hipoclorito (una mezcla de ¾ de galón de agua con un ¼ de galón de hipoclorito).
  • Nivel de humedad bajo. Se debe verificar que esté seca la superficie, de lo contrario el impermeabilizante puede generar ampollas de aire debido al agua existente.
  • Verificar nivelación, en caso de que no esté completamente nivelada, se debe aplicar morteros pañetes o de piso que deje una superficie sin imperfecciones.

Luego que la superficie esté lista, se debe utilizar el impermeabilizante de su preferencia que resista al cloro y a otros químicos utilizados en piscinas.

No olviden maestras y maestros que las piscinas también requieren dilataciones. Estas juntas deben ser a 8mm como mínimo de espesor. Las juntas de dilatación se ubican desde los morteros. También en el orificio donde se hace la división de la junta se aplica imprimante y un sello que permitirá no traspasar la humedad al interior.

Gráfica juntas de dilatación para piscinas

En el mercado hay soluciones disponibles que permiten sostener la humedad en la superficie reforzando el trabajo de impermeabilización, por eso es importante en esos momentos recurrir a un asesor en la tienda de preferencia.

Puntos a tener en cuenta al impermeabilizar

  1. Usen unos guantes protectores y zapatos de suela suave.
  2. Destapen el impermeabilizante para que comience su proceso interno de activación.
  3. Utilicen polisombra para evitar que el sol afecte a través de sus rayos UV el material impermeabilizante.
  4. Apliquen la primera capa de impermeabilizante teniendo en cuenta que no debe ser espeso. Luego de aplicado tomará 24 horas el secado.
  5. Pasado el tiempo de secado, se puede aplicar la segunda mano y esperar igualmente 24 horas.
  6. Finalmente se aplica la tercera mano de impermeabilizante, siendo este el paso final.

Para finalizar, recuerden que en cuanto a la cantidad de impermeabilizante, el promedio de un galón es de cuatro metros cuadrados y también que es sumamente importante leer la ficha técnica del impermeabilizante y las recomendaciones dadas por el fabricante.

Te puede interesar

Los NO negociables al instalar revestimientos de gran formato

Por Daniela Minorta Los revestimientos de gran formato han revolucionado la manera en que se …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *