Fotografía: Winston Alfredo Viracacha

María Fernanda Melo y Robert Delgado, esposos y empresarios del mueble y la madera

Nos trasladamos al oeste del país donde conocimos la historia de una pareja de esposos que decidieron juntos recorrer el camino de ser empresarios. Por: Tatiana Bahamón Méndez

Se trata de María Fernanda Melo Bastidas, oriunda de Túquerres Nariño y de Robert Anderson Delgado de Pasto. Por coincidencias de la vida se conocieron por un amigo en común, en ese entonces María Fernanda cursaba segundo semestre de Derecho en la Universidad Cesmag de Pasto y Robert trabajaba en Inversa Diseño, una empresa dedicada al diseño y armado de cocinas, closet, fabricación de muebles, melaminas, etc., de la cual era socio junto con dos amigos suyos.

Al tiempo de estar saliendo, se hicieron novios y un año después Robert decidió retirarse de la asociación de Inversa Diseño para iniciar un nuevo proyecto, pero ahora de la mano de María Fernanda, quien se había convertido en su cómplice y dentro de poco, en su socia.

Del dicho al hecho

Todo empresa inicia por un sueño o una pasión y ese fue exactamente el punto de partida de la pareja nariñense. Robert, aunque había iniciados sus estudios de Contaduría Pública, se retiró y empezó a trabajar en como vendedor en una empresa de muebles y de ahí empezó su gusto y la idea de ser independiente.

María y Robert explorando y analizando cómo se encontraba el panorama del mercado en el que querían emprender, fueron notando que muchas personas que se dedicaban a la carpintería no contaban con una oficina y muy pocos realizaban un contrato o entregaban una factura a la hora de realizar un trabajo, lo cual hacía que frente a sus clientes perdieran credibilidad y seguridad. Partiendo de dichas situaciones, empezaron a planificar lo que podría ser la empresa y los servicios que brindaría teniendo como pilar, dejar siempre a gusto a sus clientes.

Así empezó todo y en menos de nada la empresa “Muebles DEMEL” ya era una realidad, y…¿cómo se empezó a materializar? Pues bien, entre los dos invirtieron un capital que oscilaba entre los 10 millones y tomaron un pequeño local ubicado en el Centro de Negocios Cristo Rey en Pasto. “La inversión inicial fue poca dado que empezamos trabajando solo los dos y buscamos un local que se adecuara a nuestro presupuesto” relató María Fernanda.

De igual manera, comentó que para ella en un inicio le resultó difícil el hecho de ser independiente, dado que en los primeros 4 o 5 meses que llevaban en el local habían ocasiones en las que se llenaba de frustración al no realizar ninguna venta “cuando surge una empresa todo es nuevo y el proceso es difícil, yo tuve momentos en los que quería desistir y dedicarme únicamente a mi carrera, sin embargo, mi esposo me apoyó y me dijo que emprender requería de constancia y sacrificios, y así fuimos saliendo adelante.

En un inicio cuando solo trabajaban ellos dos para sacar la empresa adelante, Robert era quien instalaba y María era su ayudante. Con el pasar de los días, María quien no contaba con mucho conocimiento acerca del mercado, indagó sobre cómo se movía el área de ventas, cómo las grandes empresas proveedoras entregaban el material, los colores que manejaban y las tendencias de diseño existentes; de esa manera fue aprendiendo y por medio de Instagram y Facebook empezó a dar a conocer a la empresa y sus respectivos servicios. La suma de muchas acciones hicieron que más clientes fueran llegando y por supuesto, también gracias al voz a voz.

Aquellas acciones fueron dando sus frutos y la empresa poco a poco fue necesitando una mayor cantidad de herramientas y de mano de obra para la debida ejecución de los diferentes procesos.

Como consecuencia de la pandemia vieron la necesidad de trasladar temporalmente la oficina a una casa ubicada en el barrio El Obrero, pues los clientes tenían mayor dificultad al ingresar al edificio por protocolos de bioseguridad, lo que no sabían era que resultaría ser una buena decisión; desde ese entonces han sido mayormente visitados por estar en un sitio cercano a vías de fácil acceso.

Hoy en día, María Fernanda es la encargada de manejar el área administrativa y de venta, su esposo envía diseños, toma medidas y supervisa a los maestros, y los 4 maestros que trabajan con ellos, son quienes ejecutan el proceso de armado e instalación.

¿Cómo es la operación de MUEBLES DEMEL?

  1. El cliente llega hasta la oficina o en otras ocasiones, se puede hacer el proceso de manera virtual.
  2. El cliente comenta su necesidad y sus requerimientos.
  3. Verifican las medidas teniendo en cuenta los requerimientos del cliente.
  4. Ofrecen a sus clientes un catálogo de colores.
  5. El cliente elige el color que desea.
  6. Realizan una factura con todas las indicaciones y requerimientos del cliente.
  7. Piden un tiempo mientras llega el material.
  8. Una vez que llega el material, procede a realizar el armado e instalación del mueble.

“En este proceso es indispensable dejar todo por escrito para no tener futuros inconvenientes con el cliente y que ambas partes al terminal el trabajo, queden satisfechas. Nosotros en la factura ahora especificamos cada cosa que requiere el cliente y lo hacemos firmar, este mismo procedimiento lo realizamos con el diseño” señaló María Fernanda.

La proyección es la clave del éxito

Fotografía: Winston Alfredo Viracacha

Iniciar una empresa es difícil y mantenerla aún más, así lo afirmó la pareja de esposos y empresarios, “muchas veces nos hemos visto en aprietos porque las ventas han disminuido, porque los clientes nos quedan mal o porque nos quedamos sin materia prima, pues dependemos de las empresas importadoras de material y en ocasiones se demoran o no llega lo que el cliente de nosotros ha solicitado” sin embargo, pese a todas las adversidades, ya son 5 años los que cumple Muebles DEMEL de historia y continúan haciendo felices a sus clientes.

Fotografía: Winston Alfredo Viracacha

Dicho lo anterior, también gracias a la pandemia reconocieron la importancia que tienen las redes sociales, al punto de considerarlas como unas herramientas aliadas para la venta y comercialización de sus productos y servicios. Por estos medios han logrado realizar trabajos en Tulcán Ecuador, en Samaniego, Tumaco, La Unión y otros más.

Dentro de nuestros proyectos está abrir una nueva sede en Puerto Asís Putumayo e importar el material con el que vamos a trabajar para no depender de terceros. El éxito está en ser constantes, muchas veces emprender un negocio no es fácil, pero hay que luchar hasta conseguirlo.

Fotografías: Winston Alfredo Viracacha, Muebles DEMEL. / Gráficos: Freepik

Te puede interesar

Construyendo un camino hacia el éxito

Acompañado de su amor y mejor compañera María Elisa Gallego, con una gran sonrisa en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *