Aprenda a comprar e instalar el laminado de alta presión

Elegir el mejor material es el primer paso para garantizar que el producto tendrá las condiciones de calidad y exigencias que su cliente está esperando. Atención que hay muchos detalles importantes que no puede dejar de lado.

En la industria del mueble y la construcción, el laminado de alta presión es un producto fundamental dentro de los revestimientos de interiores, y su rol en la apariencia final del espacio intervenido hace que el proceso de compra e instalación esté provisto de muchos detalles que todo maestro de obra y trabajador de la construcción debe tener en cuenta si quiere que su labor sea reconocida.

Acudimos a la asesoría de Juan Camilo Prada, jefe Comercial Nacional de laminados de alta presión de Madecentro, para que nos ofreciera recomendaciones especiales.

¿Cómo están compuestos los laminados?

Este laminado actúa monolíticamente, es decir que es un material que forma una sola unidad, pero está compuesto en su interior por tres capas:

  1. Papel kraft , que conforma el cuerpo o la estructura del laminado.
  2. Un segundo papel decorativo que es el que da el acabado, y la apariencia visual que puede ser en madera o en colores como rojo, negro o brillante.
  3. La capa final, que otorga la textura, la apariencia brillante o el texturizado, que cuando es en madera viene sincronizado con las vetas. Esta capa también es la que se encarga de brindarle resistencia al producto ante la abrasión, y en definitiva es la que le da mayor calidad al laminado.

Las tres capas están envueltas en una resina que es la que, después de la compresión y el calor, actúe de manera monolítica y sea imposible de despegar las capas.

¿Cómo comprar?

El presupuesto que se vaya a destinar en esta compra dependerá de la calidad con lo que la queramos.

Explica Juan Camilo Prada que hay laminados con espesor 0.6 milímetros (conocidos como F6), que son delgados y más corrientes y estandarizados, que vienen con acabado brillante y textura mate, que son más económicas que los de espesor 0.8 mm (F8), los cuales dan una apariencia similar a la madera con una textura mucho más real de las vetas.

Los laminados F8, además, permiten el posformado o curvado con presión al calor.

En el mercado hay cientos de referencias de laminados, y algunos proveedores ofrecen productos de mucha calidad, que incluso resisten hasta 1.000 ciclos de abrasión (estándares) y algunos hasta 2.000 (los especiales), muy superiores a las normas técnicas que sugieren que los laminados de alta presión deben resistir hasta 400 ciclos.

Ya lo compré, ¿y ahora?

Una vez tenga el laminado en sus manos, lo primero que debe hacer es adherirlo o enchaparlo en un sustrato, llamado MDF, y luego añadir los triplex, los quíntuplex o los aglomerados crudos (según las preferencias que tenga) sin acabado, porque ahí debe ir enchapado el laminado de alta presión. Después se aplica una capa de pegante y se le pone el laminado, sometiéndolo a presión para que mientras el pegante actúa y se seca, se reduzcan los espacios que quedan dentro del laminado.

Prada recomienda un pegante que aguante altas exigencias de calor.

El sustrato debe ir enchapado en las dos caras, porque o sino se puede presentar un pandeo (curvado) en la lámina. Para ello hay que hacer un balance y poner el mismo espesor en ambas caras del laminado, pues algunos carpinteros por ahorrar costos ponen una F6 en una cara y una F8 en la otra.

El proceso de la fabricación hasta la entrega final al cliente puede tomar hasta 12 días.

Las láminas F6 son recomendables para uso vertical, y las F8 para productos que tendrán mayor exigencia de tráfico de personas como counter o escritorios.

Por último, dada la resina melamínica que se le impregna a las láminas, estas resisten al derrame de cualquier líquido y no permite que el material absorba esa humedad.

Además, es conveniente que el producto se lo proteja del sol, ya que este tiende a decolorar el material.

Te puede interesar

Así se proyecta el sector constructor e infraestructura para el 2021

Por: Tatiana Bahamón Méndez, Alexander Peña Bernal Antecedentes El 24 de marzo del presente año, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *