Jose Manuel Piñeros Gómez, un boyacense maestro en hidráulicas

En Guayatá – Boyacá, que pertenece a la región del valle de Tenza, rodeado de naturaleza, riachuelos y sonidos de aves, nació Jose Manuel Piñeros Gómez, hijo de Miguel Antonio Piñeros quien toda su vida se ha dedicado a la labores del campo, y su madre María de Jesús Gómez, a las labores del hogar.

Por: Tatiana Bahamón Méndez // Fotografías: Miguel Ángel Rico, Jose Manuel Piñeros.

El volcán fue aquella vereda que vio crecer a Jose Manuel, lugar que como él lo comenta, hizo su infancia inolvidable “Yo disfruté mucho mi niñez, fue muy buena, tranquila y llena de mucha imaginación”. Como no serlo, si en el campo la diversión se encuentra en cualquier objeto y al lado de sus hermanas Norma Constanza y Vivian Esperanza, el jugar en los yacimientos de agua y formar piscinas en la quebrada, era su mayor pasatiempo.

En los tiempos de escuela, su día se dividía en ir a estudiar a la escuela rural que quedaba a 20 minutos caminando, al regresar de clase hacía sus tareas y finalmente las labores del campo, pues esas no daban espera. Al terminar la primaria su padre vendió aquella finca en donde habían vivido durante muchos años con el fin de estar más cerca al pueblo, pues eran tres horas de camino hacia aquel lugar. Con mayor tranquilidad Jose Manuel pudo cursar bachillerato en el pueblo, donde después de la jornada de clases, se dedicaba a trabajar como mensajero.

Al terminar el bachillerato nuevas experiencias le esperaban, prestar servicio militar en la infantería de marina y al culminarlo, buscar trabajo para empezar a estudiar; pues en él siempre existía el afán de querer ser un orgullo para sus padres. Al cabo de un tiempo empezó a trabajar en oficios varios en una empresa de artes gráficas y luego como auxiliar repartiendo productos de artes gráficas.

Mientras día a día Jose realizaba sus labores, se preguntaba cómo podía hacer para encontrar un mejor cargo laboral y la respuesta estaba en estudiar. Así fue como tuvo su primer acercamiento con el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA, empezó a estudiar impresión offset que era en lo cual se encontraba laborando, sin embargo, al cabo de un tiempo desistió.

En búsqueda de una especialidad

En un tiempo donde Jose se encontraba sin empleo, apareció la construcción. En ese momento estaba en auge y por comentarios de sus allegados, pensaba que no necesitaría de estudiar y su remuneración sería buena. No obstante, cuando emprendió la búsqueda de empleo resultó ser todo lo contrario, no solo le pedían experiencia, pues contar con una especialidad era fundamental.

Buscando respuestas, empresas del sector constructor empezaron a dar charlas sobre equipos sanitarios y el gusto por las redes hidráulicas y sanitarias surgió. Al tener claro lo que le gustaba, empezó a trabajar como ayudante de la persona que se encargaba de manejar el agua en la obra y aunque no le resultaba fácil, aprendió y su curiosidad cada vez iba más allá.

Profesor con vocación

Nuevamente el panorama de Jose era el mismo, sin trabajo y sin poder ingresar a una institución para capacitarse. Como dicen por ahí, uno atrae a la vida aquello que tanto desea y el deseo de él era poder estudiar y trabajar con instalaciones hidráulicas y sanitarias, así sucedió. De la mano de una empresa fabricante de tuberías muy reconocida, capacitó a 150 personas en instalación.

Poco después una llamada de unos cuantos minutos bastó para que Jose Manuel recibiera una gran noticia, necesitaban un profesor para capacitar en el área de instalaciones hidráulicas y sanitarias, nada más ni nada menos que en el SENA. Se preparó para la entrevista y en la siguiente semana a primera hora inició su primer día como instructor.

Empíricamente ya Jose Manuel trabajaba con redes hidráulicas y sanitarias, pero ahora necesitaba capacitarse y recibir formación de manera formal “en ese momento recordé aquella frase que decía mi papá, el que estudia llega lejos y ahí me empezó a entrar nuevamente las ansias por estudiar” añade el experto en hidráulicas. Él Hizo varios intentos por ingresar a estudiar en el SENA pero todos resultaban fallidos, hasta que un profesor al notar su interés por querer aprender, le informó sobre un curso oferta cerrada en el cual no debía presentar ninguna prueba y así empezó a capacitarse.

El estar desempleado no duraría mucho, pocos días después sin imaginarlo empezó a trabajar en una constructora como inspector de obras civiles que se convirtieron en 6 años de experiencia aprendiendo de la mano de grandes expertos y aunque para él había sido una gran oportunidad, no había cumplido uno de sus objetivos, seguir estudiando. En aquella obra constantemente realizaban capacitaciones sobre tuberías, agua, sistemas, instalación y equipos y él era siempre el primero en la lista. Muchas veces intentó vincularse con la empresa fabricante de tuberías pero como respuesta siempre recibía un no por no contar con una educación formal en dicha especialidad.

El compromiso que asumía al ser instructor del SENA era tan grande que sus días transcurrían leyendo normas y libros completos para preparar sus clases. Gracias a esta experiencia, se dio cuenta que adquiría la capacidad de transformar vidas a través de la enseñanza.

“Ser profesor – instructor implica ponerle empeño al enseñar y que esa persona a quien le compartimos conocimientos, aprenda de la mejor manera y lo aplique es su día a día” asegura el instructor Piñeros.

Una vida de pasión y capacitación

Al experto en instalaciones hidráulicas y sanitarias desde siempre le ha apasionado el agua y el gran interrogante de ¿cómo llega al agua a un edificio de numerosos pisos si en una montaña difícilmente llega? que desde pequeño tenía, lo ha llevado a indagar a través de la práctica diaria. Técnico profesional en instalaciones hidráulicas, sanitarias y gas, tecnólogo en formulación de proyectos, capacitaciones en hidráulicas y en gas, son tan solo algunos de todos los estudios que ha realizado para aportarle a sus estudiantes desde el conocimiento y la experiencia.

“Yo siempre les digo a los aprendices que una persona que maneja el agua siempre debe prepararse, estudiar, leer y conocer las normas relacionadas con el tema” añade el instructor

Enseñar desde la experiencia

Actualmente el instructor Jose Manuel ya cumple 10 años de estar impartiendo conocimiento desde las aulas de clase y a través de asesorías, interventorías, capacitaciones y el aula móvil de hidráulicas sanitarias.

Con tantos años de experiencia que hoy suma trabajando en el sector de la construcción, ha recocido grandes errores y fallas que se cometen en las instalaciones hidráulicas, por lo cual decidió empezar a escribir un libro con el fin de mejorar los sistemas hidráulicas y el uso que se le da al agua. Ya completó el primer capítulo que tomó como nombre instalación correcta de sistemas de almacenamiento de agua potable y continúa trabajando en los otros.

Te puede interesar

Henry Urrea Parra, un emprendedor todo terreno

Por: Tatiana Bahamón Méndez En medio de un clima cálido, rodeado de gente alegre y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *