Imagen cortesía Faverglass Isover.

Cielos rasos, un aliado para la calidad, confort y estilo de sus proyectos

Es muy común escuchar, al hablar de cielos rasos que son placas de yeso o techos falsos que una vez instalados, únicamente cumplen la función de otorgar un toque decorativo y estético a las construcciones.

Imagen Faberglass Isover.

Lo importante, es que esta idea ha ido cambiando con el tiempo.

Actualmente los clientes vivir, trabajar y frecuentar lugares que ofrezcan un ambiente confortable; uno en el que el ruido exterior no haga parte de la conversación en un restaurante, en el que a la hora de dormir la temperatura en la casa sea favorable o incluso que a la hora de llegar a la oficina, ofrezca una iluminación adecuada.

Es así como a lo largo de los años, los cielos rasos han evolucionado hasta llegar a convertirse en el más sofisticado aislante térmico y acústico, que concede no solo la estética, sino también el confort que buscan las personas en cada lugar.

Recordemos:
Un cielo raso es un revestimiento que se instala en el techo y que además de tener finalidad decorativa, aísla los espacios de sonido y ofrece confort térmico al regular la temperatura, pues está hecho a base de materiales como fibras minerales y aluminio.

Instalar el cielo raso, proporcionará a sus proyectos elegancia y calidez, optimizando los presupuestos de las remodelaciones. Además de ser un excelente aislante acústico.

Te puede interesar

Acrisello, una solución de alta durabilidad

Acrisello, una solución de alta durabilidad Antes de pintar, no solo hay que pensar en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *